Guatemala: Tribunal de Conciencia de víctimas de violencia sexual en el conflicto armado (Fotos)

marzo 15, 2010

FECHA DEL EVENTO:  09/03/2010

Para ver más fotos y oír el audio:

http://www.radiofeminista.net/


Haití: 8 de Marzo, homenaje a feministas fallecidas en el terremoto (Fotos)

marzo 15, 2010

Para ver más fotos y oír el audio del homenaje:

http://www.radiofeminista.net/


El Vudú en la cultura y la pintura de Haití

enero 21, 2010

Reportaje de la Editora*

Por lo general se describe a la cultura haitiana como una mezcla de tradiciones francesas y africanas, pero esto no es cierto. A pesar de una impregnación con elementos culturales europeos de diversa índole -citemos como ejemplos el lenguaje creole y lo que se ha denominado sincretismo de catolicismo y vudú-, la mayor parte del pueblo haitiano ha conservado una clara conciencia de su origen africano y de sus creencias ancestrales. Las danzas y la música son también herencia africana en línea directa, los ritmos africanos han permanecido intactos.

No es temerario decir que la pintura haitiana contemporánea  es una expresión del vudú. Muchos artistas haitianos son o fueron houngans, es decir, sacerdotes del vudú, y en su obra  existe una inspiración similar o común. La mística religiosa ha sido un complemento insuperable que penetra la intimidad de la obra de los pintores haitianos, porque en todos los niveles de la vida, el vudú impregna el pensamiento, los valores y los comportamientos del ser colectivo haitiano. Las raíces del arte haitiano son muy profundas, descienden a los misterios y creencias ancestrales y cuentos cosmogónicos, traídos en tiempos lejanos al Caribe por los esclavos africanos.

Es Victoria Ocampo quien publica en su editorial Sur la traducción al castellano del primer libro realizado con metodología antropológica sobre el culto vudú en Haití. Se trata de la obra Vudú de Alfred Métraux, quien junto al también antropólogo Michel Leiris -prologuista de la edición francesa de Vudú, originalmente dado a conocer en francés por Gallimard en 1958 y difundido en español en 1963-, institucionalizan el concepto de el otro, de lo diferente. El método que aplican, Leiris lo calificaría de tradicional -es la escucha y el registro de lo oído por lo que a partir de su libro sabemos de ritos, deidades, costumbres, sin la interferencia de interpretaciones o prejuicios-.

Vudú es escrito después de una secuencia de viajes a Haití que realiza Métraux  en la década del 40. El libro de Métraux  no habla solamente de una religión sincrética, sino de la cultura del pueblo haitiano; deja en evidencia que el vudú subyace en cualquier actividad, sea esta cotidiana o creativa haitiana;  se desarrolle en el seno una u otra clase social o nivel cultural e, incluso, indiferente de la religión que se practique. El vudú, escribe, permite a sus fieles volver a reencontrar una  forma rudimentaria de la vida colectiva, poner de manifiesto su talento artístico y procurarles el sentimiento exaltador de entrar en contacto con lo sobrenatural.

La obra de Métraux se convierte en soporte teórico para desmontar algunos presupuestos  que se repiten cada vez que se aborda el tema del arte contemporáneo haitiano, entre otras razones porque la crítica de los países centrales, que impone la valoración y el gusto, desconoce casi por completo el desarrollo que ha tenido la producción plástica en ese país.

Desvalorizado y demonizado -hasta por la cinematografía hollywoodense que utilizó la figura de los zombies hasta el hartazgo-, el vudú no podía ser considerado públicamente como fuente de creación artística. Es a partir de 1946 cuando se produce la liberación del vudú y por consiguiente la aparición pública de un arte vinculado, de forma más o menos expresa, a ritos y creencias.

Cuando su evolución lleva a un mayor requerimiento ornamental, se solicita la colaboración de creyentes dotados de habilidades o los houngans (sacerdotes vudú) mismos asumen la tarea, convirtiéndose también en artistas. Es difícil saber la cantidad de objetos rituales decorados, los murales y otras obras que se perdieron durante la campaña de rechazo del vudú orquestada por la Iglesia y el Estado, por ser consideradas como viles objetos de hechicería, sin ningún valor artístico. De igual manera, las músicas y danzas surgidas del vudú estaban bajo la lente de una fuerte sospecha y se asimilaban a manifestaciones de incultura campesina, que era necesario expulsar de las ciudades.

A partir de la liberación del vudú comienzan a aparecer pinturas, esculturas y otras expresiones, con intencionalidad originalmente artística, y sin la instancia previa de haber sido utilizadas para el culto, es respecto a esas obras, que se plantea la cuestión de la vinculación de la pintura haitiana con el vudú.

Cuando el norteamericano  Dewitt Peters, a principios de la década de 1940, queda arrobado por las maravillas del color y la imaginación de Héctor Hippolite, Saint Brice y Préfete Duffaut, parece no reparar en que los dos primeros son houngans (sacerdotes vudú) y el tercero sólo pinta a  partir de haber tenido una aparición de la Virgen de Lourdes. Es decir, que hacen arte por lo que creen una posesión divina, no como creación sino como mandato. Esa convicción mística de los llamados pintores primitivos haitianos no puede ser trasmitida como una técnica.

Bien sea de manera abstracta o figurativa,  el vudú emergerá más o menos solapado, más o menos explícito, como substrato inevitable. Gestos tan primarios, como la forma de dividir  el lienzo con una cruz, para distribuir a partir de ello los volúmenes y los colores, fluyen de una cultura en la que la línea vertical indica lo espiritual y la horizontal lo material, y el punto de unión entre ambas la conjunción de las dos dimensiones.

André Breton estuvo en Haití en 1944, compró varias obras de Héctor Hippolyte-sacerdote vudú y pintor- a quien calificó de surrealista. Tal vez por casualidad, Breton se aproxima a una característica común del arte vudú y al de su propio grupo: el recurso del automatismo, aunque el haitiano tenga, según veremos, características distintas al practicado en Europa.

La metodología con que los pintores vudú convocan las imágenes que persisten en su inconsciente colectivo se hace evidente en el pintor Tiga (Haitì,1935-2006), cuyo nombre era Jean Claude Garoute. Tiga, a principios de la década del 70 instala su taller a cincuenta  kilómetros de Puerto Príncipe, en Soissons-la Montagne, una comunidad rural. Más o menos espontáneamente, se le acercan pobladores de la zona, curiosos a los que Tiga suministra materiales, pinturas, arcillas, etc., y una suerte de idea rectora sacar lo que tienen dentro.

Es una pintura que se propone demarcarse de lo naif, para constituir una forma de arte sacro muy libre; todos los integrantes del colectivo eran creyentes del vudú. Así surge una experiencia única, Movimiento Saint Soleil, que renovaría a la cultura vudú. De alguna manera Tiga y su grupo -como antes los primitivos- consiguen orientar el automatismo que en el surrealismo apela al inconsciente individual, hacia el inconsciente colectivo, promoviendo la liberación de las fuerzas culturales profundas.

Sin  imposición de técnicas o criterios de gusto, obtienen un arte propio de la cultura vudú. El grupo inicialmente estuvo integrado por Levoy, Louisiane Saint-Fleurant, Denis Smith y Prospère Pierre-Louis Con muchos éxitos en su haber, el grupo se disuelve a finales de la década del 80.

Louisiane Saint-Fleurant, la única mujer del grupo, nació en 1922 en Aux Pins, región de Petit-Trou-de-Nippes, al sur de Haití. Emigró a Puerto Príncipe cuando tenía 18 años. Madre de cinco hijos, a la muerte de su marido, asume toda la carga familiar prestando sus servicios en casas de familias como cocinera. En 1972, a sus 50 años, trabajaba en Petion-Ville en la mansión de Maude Guerdes Robbart,  quien la anima a ingresar a Saint Soleil.

La pintora asegura que  ella jamás había imaginado que sería una artista; Maude y Tiga le regalaron el papel y los primeros creyones.  A partir de su incursión en Saint Soeil, Louisiane logró consagrarse en los años sucesivos, con una muy amplia producción pictórica, como artista de fama. Es considerada por la crítica especializada como la artista más importante  de la experiencia  renovadora de Saint Soleil  y  ‘Madrina de la pintura haitiana”. Sus pinturas son muy cotizadas en el mundo del arte.

La técnica del punteado en colores brillantes de Louisiane, cumple la misma función del mosaico en las manos de los bizantinos del Siglo VII,  que inclinaron  aquellos fragmentos de oro de tal modo para obtener la luz. Así, los artistas paleocristianos honraban a los emperadores, santos y dioses de Bizancio. Tal como Louisiane, catorce siglos más tarde, honra a mambos (sacerdotisas y curanderas vudús) y loas (espíritus) del Vudú.

* Realizado en base a material escrito diverso, e imágenes, cuya fuente es Internet.


12 de Octubre: Día de la resistencia indígena

octubre 12, 2009
500 AÑOS DESPUÉS

500 AÑOS DESPUÉS


Sexismo en los juguetes infantiles

septiembre 15, 2009

MANIFIESTO *

1.  El actual sistema de distribución por sexos de los juguetes infantiles es opresivo y patriarcal,  contribuye a la injusta división por sexos del trabajo.

cocinacoche-f1-juguetes-para-ninos

2. Los juguetes infantiles industriales tal y como son concebidos niegan la oportunidad de desarrollar la autoconfianza en las niñas depositando la misma únicamente en su físico y haciéndoles creer que son seres necesitados de protección sin capacidad de reafirmación.

cocina 2

3. Así mismo niega también la oportunidad de desarrollar en los niños varones el sentido de cuidado de lxs otrxs, y les empuja al desarrollo de la violencia como medio de relación en lugar del dialogo o la conducta prosocial

juguete bélico

4. El sistema de distribución por sexo de juguetes contribuye a aumentar la brecha de las diferencias sociales de género injustas y opresivas para ambos en lugar de posibilitar la libre elección de las características que configuren dichos géneros.

cocina_la imagen del niño aparece al margen del trabajo doméstico_

5. El sistema de distribución por sexo de juguetes niega el desarrollo de una necesaria agresividad y asertividad en las niñas y del sentido de cuidado, la generosidad y la celebración del cuerpo en los niños.

* Grupo de Respuesta  Antipatriarcal (G.R.A.P.A.). Es un extracto


Anuncios publicitarios sexistas en el mundo

septiembre 14, 2009

La publicidad que necesita de la imagen de la mujer  para centrar la atención en ella  para vender productos; vuelve invisibles a las mujeres reales porque las mujeres que crea la publicidad son virtuales. La publicidad no refleja a la mujer como sujeto de cambio en las transformaciones sociales. Y todo ello influye en la manera de pensar de la sociedad, y en las mujeres mismas. Hay estereotipos reflejados en la publicidad que conducen al menosprecio de todo tipo contra la mujer.

La permanente repetición en publicidad de estos estereotipos asegura en cierta manera una permanencia en la sociedad de una imagen devaluada, subordinada, inferiorizada, de la mujer.

Una imagen sexista en un anuncio publicitario, echa por tierra proyectos de sensibilización no sexista.

De lo antes señalado se desprende la necesidad de trabajar cada vez con más énfasis en la eliminación del sexismo de los medios de comunicación.

(Coloque el cursor encima de cada imagen para leer la leyenda)

el colmo del sexismo_mujer devoradora en la carretera_anuncio-espectacular-tunelUna competencia en Rusia_con mujeres inflables_ misoginia_sexismo_mujer no experimentes con el cafe

sexismo_es agradable tener a una mujer en casasexismo_los hombres son mejores

Esclava pero con cadena de perlas majorica_


Venezuela: publicidad sexista en espacios públicos y gubernamentales

septiembre 14, 2009

En la actualidad el escenario público gubernamental venezolano  es cada vez más un escenario publicitario, en cuyos anuncios  no se escapan los códigos y signos que se relacionan con los estereotipos sexistas que inferiorizan, discriminan y subordinan a las mujeres, emitiendo una imagen- mujer como idealización de la belleza y expresión de la sexualidad, o como cuerpo con imperfecciones que hay que reparar;  y por otro lado, una imagen todavía relacionada con el tradicional rol de ama de casa, que se aleja de la doble, triple y cuarta jornada de trabajo de la mujer venezolana.

A continuación se presentan imágenes presentes en el Metro de Caracas y publicidad de otros organismos públicos que contribuyen con la reproducción de esta simbología sexista.

(Colocar el cursor sobre las imágenes para leer la leyenda)

_Para ser la mujer ideal tienes que hacer reparaciones a tu cuerpo_sexismo_Metro de Caracas_2008

publiciidad en el Metro de Caracas_2008_imágenes estreotipadas de la mujer_en el anuncio de la derecha se lee_para que tengas una piel de bebé_sexismo_

Metro de Caracas_imagen virtual de la mujer no se corresponde a la mujer real de la mujeres venezolanas_sexismo_confina a la mujer al espacio doméstico_discriminacion_

Las mujeres son charlatanas, no le ponen cuidado a sus cosas, por eso se les olvida la tarjeta de crédito, el empleado del banco salva la situación saliendo en su auxilio_publicidad sexista_Banfoandes

_ publicidad del gobierno del estado Miranda- imagen estereotipada de la mujer_sexismo_2008_cuerpo_domestico_refleja rol tradicional de género_habla desde la cocina_