Clorinda Matto de Turner, en defensa de las mujeres y los indígenas

Desde sus inicios las escritoras latinoamericanas de finales del siglo XIX le otorgaran voz a los desvalidos y excluidos. Ellas no sólo resistieron sino que además subvirtieron el orden institucional de corte patriarcal, clasista y racista, que existió en las sociedades hegemónicas latinoamericanas de la época. Entre las más destacadas, la peruana Clorinda Matto de Turner

 Teresa Sosa

 Clorinda Matto de Turner, nació en Cuzco, Perú, el 11 de noviembre de 1852. Su infancia transcurrió en la hacienda familiar, Paullo Chico, donde aprendió a hablar el quechua y conoció el sufrimiento de los indígenas, hecho que tuvo una notable influencia en su vida.

Estudió en el Colegio Nacional de Educandas, una de las escuelas para niñas más importantes de Cuzco. Huérfana de madre, abandonó el colegio en la temprana adolescencia para cuidar de su padre y sus hermanos.

El 27 de julio de 1871, se casó con José Turner, médico inglés y se trasladó a vivir a Tinta. En ese período escribía obras de teatro, poesía, y artículos donde abogaba por una mejor educación para las mujeres, que fueron publicados con diferentes seudónimos.

Viuda en 1881, viajó a Arequipa donde desempeñó el cargo de jefa de redacción del diario “La Bolsa”. A partir de entonces los grandes temas a los que Matto dedicó su vida, la educación de las mujeres, la literatura y la equidad, están presentes en toda su obra.

En 1884 publicó su primer ensayo:“Elementos de literatura según el reglamento de instrucción pública para uso del bello sexo”, claro alegato en favor de la educación de las mujeres para convertirlas en ciudadanas.

Posteriormente, Matto de Turner se trasladó a vivir a Lima. Durante su estadía en Lima (1886-1895) se incorporó a las reuniones literarias del Ateneo y del Círculo Literario, donde la cuestión nacional, educación de los indígenas y anticlericalismo influyeron notoriamente en la escritora.

Desde 1889 dirigió “El Perú Ilustrado” la revista literaria mas importante, en la que desde su primer editorial destacó la importancia de una literatura  que asume la voz en nombre del ‘otro’desvalido y saqueado por el poder” y señala el estado social vergonzoso y alarmante en que se halla el pueblo numeroso que en la región andina ocupa la mayor parte del territorio peruano.

 Aves sin Nido

Ese mismo año, publica la novela “Aves sin Nido”, cuyo tema central es la denuncia al maltrato y opresión que sufrían los indígenas, y la corrupción e incompetencia de jueces, gobernadores y sacerdotes.

En el proemio de la novela Matto de Turner expresa claramente el objetivo y la razón de su escritura: “la novela tiene que ser la fotografía de los vicios y las virtudes de un pueblo, con la consiguiente moraleja correctiva para aquéllos y el homenaje de admiración para éstas.”

La novela enfureció a los sectores más conservadores de la intelectualidad limeña por la forma en que tematizaba la corrupción de las autoridades eclesiásticas y civiles de los pueblos andinos:

“Amo con amor de ternura a la raza indígena, por lo mismo que he observado de cerca sus costumbres, encantadoras por su sencillez, y la abyección a que someten esa raza aquellos mandones de villorrio, que, si varían de nombre, no degeneran siquiera del epíteto de tiranos. No otra cosa son, en lo general, curas, gobernadores, caciques y alcaldes”.

El enfrentamiento entre los buenos y malos, entre los poderosos y los indígenas se focaliza en la figura de dos mujeres de la novela, Lucia Marín y Marcela Yupanqui. Juntas emprenden acciones de resistencia.

 Lucía y Marcela son los personajes protagónicos del relato. Son ellas las que se erigen en defensoras de la justicia transgrediendo el discurso patriarcal hegemónico.

Son ellas las que constituyen las claves de la relación entre mujeres y hombres, entre indígenas y blancos; y las que dan el primer paso al confiar y pedir ayuda a otras mujeres.

En la novela, Marcela Yupanqui, es una madre indígena que ha sido violada por un cura y sometida a una larga cadena de abusos por parte de las autoridades del pueblo (embargos de cosechas, cobros por entierros, robo de niños); ella acude a casa de Lucía Marín en busca de apoyo.

Las lágrimas y la angustia de Marcela sorprenden a Lucia, pues residiendo pocos meses en el pueblito ignoraba el drama que vivían los indígenas. Cuando se queda sola Lucía reflexiona mientras realiza actividades domesticas cuál podría ser la mejor manera de defender a Marcela.

Es importante destacar el énfasis que pone Matto de Turner en la identidad doméstica de sus personajes femeninos para demostrar que desde el espacio doméstico del hogar las mujeres podían expandir las fronteras de la subjetividad.

 Aves sin Nido produjo una fuerte reacción contra la escritora por su anticlericalismo y fue excluida del círculo de intelectuales.

Las protestas y denuncias llegaron a un punto de exacerbación cuando el 23 de agosto de 1890, el Arzobispo de Lima, Monseñor Antonio Bandini, la excomulgó por la publicación en “El Perú Ilustrado” de “Magdala”, cuento del escritor brasileño Henrique Maximiano Coelho considerado blasfemo.

Pretexto que hizo posible que la Iglesia prohibiera la lectura de la revista, y en el clímax de la campaña el obispo de Arequipa prohibió la lectura de Aves sin Nidoy favoreció la realización de una poblana callejera, durante la cual fue arrojada al fuego la efigie de la combativa escritora.

Clorinda Matto de Turner publicó después la novela “Índole” (1891) en la que reiteró sus críticas a la iglesia. Asimismo, fundó la imprenta La Equitativa (1892) donde trabajaron solo mujeres  

Pero su tiempo en el Perú había terminado, su casa fue asaltada y la imprenta destruida en 1895. La escritora huye a Chile, después parte con destino a Buenos Aires, a donde llega el 16 de mayo de 1895.

Vida en Buenos Aires

El 14 de diciembre de 1895, pronunció en el Ateneo de Buenos Aires su conocida conferencia: “Las obreras del pensamiento del Sur.”

En 1896 fundó el “Búcaro Americano, periódico de las familias”, en cuyo primer editorial anunció que su objetivo era difundir la obra literaria, y luchar para que a través de una adecuada educación las mujeres puedan cumplir el rol que les compete en el progreso de la humanidad.

Recorrió varios países de Europa en 1908, cuyo diario titulado Viaje de recreo, se publicó antes de su muerte ocurrida el 25 de octubre de 1909. Solo quince años después, en 1924, los restos de Clorinda Matto de Turner fueron enterrados en Lima.

 FUENTE: Escritoras del Siglo XIX en América Latina. Sara Beatriz Guardia, Edición y Compilación. CEMHAL, Perú, 2012

 

 Descargar edición impresa digitalizada Diario de los Andes

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: