El Santuario de Mamíferos Marinos de la República Dominicana

Garantía de conservación para las ballenas jorobadas en el Caribe

En el reinicio de las actividades de  esta publicación dominical luego de un receso vacacional de un mes, nos sentimos honradas con traer a este espacio a la bióloga marina dominicana Idelisa Bonnelly de Calventi, forjadora de  la Fundación Dominicana de Estudios Marinos que entre sus proyectos tiene la  preservación de las miles de ballenas jorobadas que desde el Atlántico Norte se internan en la Bahía de Samaná cada año, donde murmuran con su cántico intenso la reproducción de su especie.

———————————————————————————————————————————————————————————————–

Idelisa Bonnelly de Calventi

En el decenio de 1970, numerosos y prestigiosos científicos realizaron una intensa investigación sobre las ballenas Jorobadas en el Banco de La Plata, localizado en la Zona Económica Exclusiva Norte de la República Dominicana. Como resultado de sus investigaciones, el Banco de La Plata fue considerado como la más importante zona de reproducción para las ballenas jorobadas Megaptera novaeangliae del Atlántico Norte, especie en peligro de extinción debido que fue intensamente cazada tiempo atrás.

Más del 85% de las ballenas del Atlántico Norte, distribuidas en poblaciones por zonas de alimentación, en Islandia, Groenlandia, Labrador, Terranova, Noruega y el Golfo de Maine en E.U A, se reúnen cada invierno para la reproducción y cría en la más grande concentración de ballenas de esta especie.

En 1984 el Centro de Investigaciones de Biología Marina de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, participó en una expedición al Banco de la Plata, invitada por el Dr. George Nichols en la que constató la significación de esta área crítica para las ballenas jorobadas y, junto al Museo de Historia Natural asumió el compromiso de convertir el Banco de la Plata en un Santuario para las ballenas jorobadas y contribuir a garantizar su supervivencia.

El Banco de La Plata es una terraza arrecifal, resguardada al Norte por un extenso arrecife, del que afloran montículos de coral, que crean un refugio a las ballenas jorobadas, especialmente a los grupos de madre-ballenato, también posee una gran riqueza de especies de peces e invertebrados típicos de la región y tradicionalmente ha sido una zona pesquera importante para el país.

Aunque las ballenas han formado parte, desde tiempos precolombinos, de su fauna marina, la República Dominicana nunca permitió su captura, a pesar de que en determinados momentos históricos gobiernos extranjeros le presentaron solicitudes al respecto.

Surgimiento y evolución del Santuario

Los esfuerzos de CIBIMA y del MHN de Santo Domingo con la colaboración de muchas instituciones nacionales y extranjeras, coadyuvaron a que el 14 de octubre de 1986 se creara el Santuario de Ballenas Jorobadas del Banco de la Plata, el primer Santuario para las ballenas del Atlántico Norte, mediante el Decreto Presidencial 319-86.

Actualmente el Santuario es el área protegida marina más extensa e importante del país, y abarca unos 25000 km2 en la costa Atlántica. Se extiende desde el Banco de La Plata, en el límite norte de la zona económica exclusiva, hasta el litoral de la provincia del Seibo al nordeste del país, y se haya bajo la administración de la SERMAN, a través de la Subsecretaría de Áreas Protegidas.

Actualmente las ballenas jorobadas son el principal objeto de conservación del Santuario, pero este también brinda protección a una pequeña población del manatí antillano Trichechus manatus localizada en el litoral norte de la península de Samaná., delfines y a varias más de las 25 especies de mamíferos marinos que se han identificado para la región del Caribe Central donde se encuentra la República Dominicana.

El Santuario: un espacio para la investigación

El Santuario ha sido, desde su creación, no sólo un lugar para la conservación de los cetáceos sino en un espacio ideal para la investigación de las ballenas jorobadas y demás mamíferos marinos. Punto culminante de estos esfuerzos fue el Proyecto YONAH, con dos campañas para la evaluación de la condición de las ballenas jorobadas desde el Caribe hasta el Ártico durante los años 1992 y 1993, lo que constituyó un modelo de investigación para una especie como nunca antes se había realizado.

Con el propósito de evaluar la situación de las ballenas jorobadas 10 años después, el programa internacional MONAH, con participación de investigadores dominicanos, evaluo las valiosas informaciones recolectadas no sólo  sobre las ballenas jorobadas del Santuario del Banco de La Plata sino también sobre aspectos oceanográficos, y sobre la biodiversidad del Banco de la Plata.

También se han realizado estudios de los delfines del Banco de la Plata como parte del “Proyecto Amigos de los Delfines”, un proyecto multinacional que tiene como consultor científico al Dr. Chris Parsons de la Universidad George Mason de los Estados Unidos y  coordinado a nivel nacional por la Fundación Dominicana de Estudios Marinos, junto a  instituciones nacionales oficiales y privadas. Un equipo especializado se está encargando de estudios poblacionales sobre los delfines en aguas de la República Dominicana. Ç

 Ecoturismo en el Santuario

Desde el mismo surgimiento del Santuario del Banco de La Plata, se consideró importante desarrollar la observación de ballenas como una forma de integrar la sociedad y las comunidades al manejo y protección de las ballenas. Actualmente la SEMARN, que administra el Santuario, ha establecido un Memorando de Entendimiento para el Comanejo de las actividades turísticas en el mismo, que ha permitido involucrar en las tareas de protección a autoridades, científicos y conservacionistas, a las instituciones, comunidades y personas que reciben beneficios económicos de las actividades que se realizan en el Santuario, que deben ser las primeras interesadas en su conservación, y que destinarán una parte (15%) de los beneficios obtenidos por estas actividades para la protección del mismo.

Dentro del Santuario, es especialmente en la Bahía de Samaná, donde es mayor la actividad ecoturística, pues las ballenas son fáciles de observar por estar cerca de la costa. Unos 20 a 25 mil turistas visitan Samaná durante la temporada que se extiende del 15 de enero al 15 de marzo lo cual ha dinamizado la economía de la región.

Al Santuario del Banco de La Plata, sin embargo, como parte de una política de conservación sólo lo visitan unas pocas embarcaciones con un promedio de unos 400 visitantes por temporada. La observación de ballenas se realiza siguiendo una serie de normas supervisadas por instituciones locales y bajo un programa de vigilancia  permanente.

 Descargar edición impresa digitalizada Diario de los Andes                                                                                     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: