A un año del “Mayo Español 2011”, hablan protagonistas de las protestas

El 15 de Mayo español de 2011 está próximo  a su primer aniversario. Sin restar importancia a la participación de la juventud en el también llamado 15-M, éste no puede ser descontextualizado, porque es un nuevo movimiento social ciudadano heterogéneo donde también participa la tercera edad, que no quiere perder los derechos que le costó conseguir y las feministas intervienen desenmascarando a la estructura patriarcal y su importancia en el mantenimiento de las estructuras de poder en la sociedad española  en general.

Teresa Sosa

El 15-M  (“Mayo Español”) es un movimiento de protesta incrustado en la recesión y crisis del capitalismo cuyos integrantes son fundamentalmente jóvenes. Las promesas de movilidad social ascendente, trabajo estable, emancipación familiar, salud y educación pública de calidad se desvanecen. En su lugar aparece un futuro incierto, con trabajos precarios, contratos miserables, salarios de hambre y sobre-explotación.

La juventud sería el segmento social más damnificado, porque su horizonte histórico se hace trizas, el capitalismo no tiene esa cara amable y bonachona preconizada por el poder político, al contrario, proyecta una imagen grotesca y monstruosa. Seis de cada diez jóvenes españoles/as, entre 18 y 30 años, vive con sus padres y el paro alcanza a un 50% de ellos/as.

Este despartar de mayo 2011, llamada la revolución de los indignados/as, que está comenzando apenas hace un año, sustenta que es imprescindible una rebelión ciudadana contra los planes de la oligarquía financiera y sus políticos cómplices, que quieren garantizar sus beneficios sacrificando sus vidas.

Y por si fuera poco, las últimas medidas presentadas por el actual gobierno español de derecha, profundizan en la línea de destruir la atención en salud y educación pública y hacen que el futuro parezca más incierto y gris. El 12 de mayo próximo, celebrando el primer aniversario de la emergencia del gran movimiento ciudadano del 15-M, participarán en una masiva y pacífica movilización europea y mundial.

Yayoflautas en lucha

El movimiento de indignación de la tercera edad o yayoflautas (término para nombrar a abuelos/as  de 15-M) está compuesto mayoritariamente por jubilados y jubiladas, muchos de los cuales lucharon contra el franquismo. Han protagonizado desde mayo 2011 varias acciones para protestar contra la reforma laboral.

En el otoño de sus vidas los/las yayoflautas decidieron unirse a otra primavera, “Mayo Español”, la de los/las jóvenes que hace un año se sentaron en las plazas con su indignación como única bandera. Ellos/as al fín y al cabo, están jubilados y tienen una pensión como fruto del trabajo realizado en su vida laboral. Pero sin embargo, sus hijos/as y nietos/as, carecen de oportunidades laborales actualmente y a largo plazo, que hace que muchos dependan económicamente de los abuelos; el día en que se mueran los abuelos/as, su descendencia quedará en la más pura miseria.  Y esto no es todo, si sus hijos y nietos no trabajan ni cotizan, cuando les llegue a estos la vejez no tendrán ni una mísera pensión para subsistir.

Todos/as las yayoflautas peinan canas y tienen achaques. La mayoría supera los setenta años. Pero están dispuestos/as a luchar para que sus nietos/as no vivan peor que sus hijos/as. Y creen que su experiencia, unida a “la fuerza de los jóvenes”, puede cambiar muchas cosas.

Los/las ‘yayoflautas’, los veteranos/as, es un movimiento que recupera una parte muy importante de la memoria histórica de España,  que no se resigna a que el 15-M sea patrimonio exclusivo de la juventud. Hablan “de las luchas del pasado, de la represión del franquismo” y del esfuerzo que, a su generación, costó conquistar los derechos que ahora, dicen, “nos roban a golpe de decreto”. La mayoría son viejos/as luchadores antifranquistas, sindicalistas de toda la vida o supervivientes de los barrios obreros de las grandes ciudades españolas, donde los colegios públicos o los centros de salud se conseguían a base de “tocar mucho las narices” al político de turno.

Angustias Alonso, de 76 años, sabe mucho de eso. En los setenta, se manifestó junto a otras madres para pedir un semáforo que no pusiera en riesgo la vida de sus hijos/as en cada entrada o salida del colegio. Y así decenas de veces hasta conseguir que su barrio de siempre, La Elipa, fuera un lugar más digno en el que vivir. “Todo lo que conseguíamos era fruto de correr delante de los grises”, recuerda. En la acampada de la Puerta de Sol el pasado mayo, Angustias era conocida como “la abuela”. Se pasaba el día rondando por allí, ayudando en lo que podía. Varias noches se quedó a dormir en un sillón en medio de la plaza. “A mí el 15-M me ha dado la vida”, dice emocionada.

Está indignada, por eso dicen que no va a quedarse quieta. Tiene tiempo y ganas y, asegura, que no van a permitir que desaparezca la escuela pública a la que muchos no pudieron asistir o un sistema sanitario de calidad que les igualó “con los ricos” en la puerta de la consulta del médico.”Seguiré luchando mientras tenga fuerzas para suspirar”, sentencia Angustias mientras baja, ayudada por su bastón y por un joven con cresta, las escaleras de la casa ocupa en la que estos activos veteranos/ han celebrado su última asamblea.

La mirada feminista

Carmen Toledo, sexóloga, treinta años, feminista de La Mancha emigrada a Malta (porque España era “un país que me estaba haciendo mucho daño”) dice que “fue hermoso llevar la mirada feminista al 15-M”; estaba indignada por la anestesia colectiva y los modelos machistas opresores en la sociedad patriarcal española.

Asume que los principales errores del 15-M derivan de las “luchas de poder”… “No me parecía una pérdida de tiempo estar tres horas discutiendo un tema, lo que me parecía una pérdida de tiempo era comprobar que sólo estábamos discutiendo por los egos y el dominio del discurso”.

“Durante esos días participé en varias comisiones y organicé talleres sobre la estructura patriarcal y su importancia en el mantenimiento de las estructuras de poder, las luchas de poder”. “Decidimos transversalizar la mirada feminista en nuestros métodos y aportaciones a la lucha, del mismo modo que lo hicieron las perspectivas ecologistas, o asamblearias. Fue muy hermoso y mucho más integral”, dice.

“Creo que tenemos interiorizados los binomios y las guerras,  que es lo más difícil de cambiar, aunque pertenece a esa serie de cambios realmente sustanciales que el mundo necesita”. Carmen Toledo considera fundamental un “cambio de valores, donde primen la cooperación, el consenso, lo femenino (entendido como energía creativa, expansiva y horizontal)”.

¿Qué ha cambiado con el 15-M? “¡Que todo el mundo quiere entender de economía! Pero, sobre todo, el fin del miedo, el despertar de la conciencia, de la implicación, de la autonomía. Se ha dado un impulso al cambio de valores que, desde mi punto de vista, son la gran clave de un verdadero cambio. Respecto a los cambios estructurales, creo que tendremos que esperar para ver los resultados. Hay que seguir trabajando, pero los cambios están llegando y llegarán”, agrega

¿El 15-M sigue teniendo la misma fuerza que hace un año?  “Se han ido modificando las metodologías y los ritmos. En el estallido, todo el mundo tiene prisa, se juega a la acción, es rápido, es una respuesta reactiva. Posteriormente, las cosas se calman, se asimila lo que ha pasado y se organizan las estrategias. La fase actual es consistente y proactiva. Nunca hemos dejado de tener fuerza, pero no es fácil que la gente entienda que se puede cambiar desde los acuerdos y la calma”, concluye diciendo Carmen Toledo.

FUENTE: Ediciones del periódico Público, Madrid, España.

 

Descargar edición impresa digitalizada Diario de los Andes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: