Representación de la mujer en mosaicos del Imperio Romano

Su impacto en el imaginario de los estereotipos

Un estudio que coordina la Universidad Carlos III de Madrid analiza las representaciones de mujeres en los mosaicos romanos en la Hispania Romana durante el Imperio Romano. La mayoría son de inspiración mitológica -diosas, heroínas- aunque también se documentan otras de mujeres de carne y hueso, probablemente  sus esposas, hijas, doncellas y sirvientas.

Teresa Sosa

 Ubicados en las residencias familiares del Imperio Romano, los mosaicos tenían el cometido de generar una señal ética muy adecuada y además personificada en la mitología romana, valores culturales que se querían reforzar en las familias y principalmente de cara a la sociedad. Generaban un álbum familiar porque reflejaban todas las personas de la familia. La casa se convertía en una suerte de  santuario familiar. Los romanos a través de los mosaicos hacían gala de una crítica interna a normas sociales establecidas, con lo que podían convertirse en algún momento en un sistema gráfico de crítica social.

 Una familia romana cuyo valor más importante era la honradez o la fidelidad trataba de hacer motivo común en toda la vivienda. El mosaico romano se compone de teselas o pequeñas piedras esmaltadas de alfarería  y su color vítreo característico servía para dar mayor impacto a los salones y a las zonas principales de la casa.

“Lo más significativo de estas representaciones son los diferentes papeles que reflejan y su contribución a la construcción de determinados estereotipos, no solo en el mundo romano sino en el transcurso de la historia hasta la actualidad”, destaca Luz Neira, Profesora Titular de Historia Antigua del Departamento de Humanidades: Historia, Geografía y Arte e investigadora del Instituto de Cultura y Tecnología de la UC3M.

 Heroicas y eróticas

Los papeles de las mujeres que aparecen en los mosaicos pertenecientes a la Hispania Romana se pueden clasificar en tres grandes grupos, según las investigadoras/es. En primer lugar, se pueden encontrar los papeles de esposa, madre e hija que reflejan la fidelidad, la preocupación por los hijos y la obediencia sin oposición a los padres –ejemplos positivos en la época–, aunque también se documentan representaciones de conductas opuestas en un sentido aleccionador que parecen aludir a las temibles consecuencias de quienes así se comportan.

En segundo lugar, otras representaciones evocan a partir del desnudo el erotismo e incluso, frente a la unión civilizada en el marco del matrimonio, la unión salvaje, que garantiza placer y disfrute. En tercer y último lugar, algunas representaciones mitológicas parecen reflejar una alusión a una sensibilidad diferente, como el caso de determinadas heroínas dispuestas a todo antes de caer en brazos de un varón, aunque sea un dios, o el de las amazonas practicando la caza y compitiendo con héroes de gran celebridad.

Mucho más que ilustraciones

Esta línea de investigación, que se incluye en el marco más amplio del Proyecto “Sociedad y economía en los mosaicos hispanorromanos II”, del Programa Nacional de Humanidades de la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología (CICYT) de España,  invita a la reflexión sobre el significado de las representaciones musivas y su relación con la ideología de las elites en el Imperio Romano.

 “Teniendo en cuenta que en origen los mosaicos pavimentaban las estancias de residencias de los miembros más privilegiados de las élites, cuya opinión habría sido fundamental en la elección de escenas y motivos, destacaría la evocación de estereotipos muy concretos, fruto en muchos casos de una elección premeditada y consciente por parte de los domini“, señala Neira.

De esta forma, esta investigación pretende resaltar la idea de que aquellos estereotipos, cuya validez aparece reforzada por su propia antigüedad, responden a una construcción y difusión interesadas, lo que nos aporta  incluso más luz sobre la mentalidad de las élites que sobre las diversas situaciones y circunstancias que experimentaron las mujeres en el contexto histórico de la Roma imperial.

 La madre y esposa perfecta, la femme fatale que seduce y provoca la perdición de los hombres y la mujer independiente que, para serlo, ha de adoptar papeles masculinos. Todos estos estereotipos femeninos que todavía perviven en la actualidad ya estaban presentes en las representaciones artísticas del Imperio Romano.

 “Resulta curioso comprobar –indica Neira– cómo en muchas de estas representaciones, con independencia de su papel, se incide en la figura femenina como causante de males y guerras, siguiendo una tradición que, referida ya por el poeta Hesíodo en el siglo VII a.C., se remonta al mito de Pandora”.

 Las obras recuperadas pertenecen a los hombres poderosos del Imperio, que decoraban sus grandes salones con las representaciones de mujeres. “La selección de las imágenes está hecha desde una óptica totalmente masculina y se nota muchísimo”, asegura Neira.

 Faltan algunos roles en la investigación, como los de las mujeres de las élites que tenían la tutela de sus propios bienes, poseían grandes latifundios o incluso se divorciaban. Estos roles sí aparecen en algunas fuentes literarias, pero no en los mosaicos”, explica Neira

 Ejemplos positivos y negativos

En aquella época, el arte servía como elemento educador. “Las mujeres casaderas, madres y esposas que aparecen tapadas con velos y mantos son el ejemplo positivo”, detalla la profesora. En el otro lado, en cambio, se encuentran “las que aparecen desnudas, con grandes escotes, posando como las modelos actuales, que representan el placer de lo carnal, de la infidelidad”, señala Neira.

Thetis (ninfa del mar y madre de Aquiles) y Pasifae (diosa de la Luna y madre del Minotauro) son dos de las mujeres representadas en los mosaicos que simbolizan ambos estereotipos. “La mayor parte de las imágenes proceden del ámbito mitológico: diosas, heroínas, pero la construcción de esa imagen proviene no sólo de esa representación de los mitos, sino que había preferencia por los estereotipos”, especifica la coordinadora.

 Thetis, por ejemplo, aparece representada “en el papel de esposa y, en particular, de madre”, detalla Neira en su parte de la investigación. “Personifica la fecundidad “femenina” del mar […], siendo frecuente la asociación de su imagen con un efecto benéfico, fructífero”, señala. “Las imágenes de Pasifae, en cambio, muestran signos de su infidelidad al rey Minos. Ella es, por tanto, la personificación de la mala esposa”, sostiene.

 Entre los mosaicos analizados también se encuentran imágenes de la misma mujer representando ambos papeles. “Su imagen varía en función de si aparecen representadas antes o después de casarse”, especifica Neira. De forma excepcional, además, se encuentran algunas heroínas, con una actitud independiente, “propia de varones”. Este es el ejemplo de Atalanta, a la que se muestra siempre cazando. “Esta construcción de estereotipos ha tenido impacto en la posteridad, se ha transmitido a través de la Historia del Arte hasta nuestros días”, concluye Neira.

 Se pueden encontrar numerosos ejemplos gráficos de los mosaicos analizados en la investigación en el libro publicado recientemente bajo la dirección y coordinación científica de la profesora Luz Neira, Representaciones de mujeres en los mosaicos romanos y su impacto en el imaginario de estereotipos femeninos (Ed. Creaciones Vincent Gabrielle, Madrid, 2011).

Descargar edición impresa digitlizada Diario de los Andes

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: