“El Rumor de las Piedras”, canto a la mujer trabajadora, gana festival de cine en Venezuela

Por Humberto Márquez, enviado especial IPS

La pelìcula  retrata el valor de una madre trabajadora en medio de una vida dominada por la pobreza y el acecho de la violencia urbana en Caracas.

“El rumor de las piedras”, título tomado del diálogo entre un trabajador marmolero y un chiquillo, “es un homenaje a la mujer de Venezuela y América Latina que trabaja para ganar el sustento y despliega todo su coraje para encarar las situaciones de violencia y cuidar a sus hijos en los lugares tan pobres donde habita”, explicó  Alejandro  Bellame, su director, a IPS cuando aún deliberaba el jurado.

La película se inspiró en la Tragedia de Vargas, como se conocieron los deslaves causados por lluvias sin precedentes en diciembre de 1999 en el litoral caribeño cercano a Caracas que dejaron miles de muertos y decenas de miles de damnificados. 

De éstos, muchos debieron recalar, con sus recuerdos y su miseria, en los barrios más pobres y peligrosos de otras ciudades venezolanas.

En la película, ese es el caso de Delia, de 37 años, quien perdió a una hijita entre las corrientes de ríos desbordados en Vargas y lucha ahora como jefa de un hogar integrado por su madre enferma y sus hijos varones de 11 y de 17 años, a quienes mantiene con su magro salario como obrera en una planta procesadora de pollos y un extra por vender algunas comidas a vecinos.

Su tesón no es suficiente para colocar a sus hijos a salvo del delito en un país con 29 millones de habitantes en el que se cometen anualmente entre 15.000 y 19.000 homicidios y que tiene a la inseguridad ciudadana como el primer problema de la mayoría de los entrevistados en todas las encuestas desde hace varios años.

“Es la tragedia actual, a 11 años de Vargas, la que deben soportar ahora los pobres de Venezuela”, subrayó Bellame.

A pesar de la acumulación de tragedias resumidas en la vida de Delia, la película, con una calidad que reconoció el jurado con cinco de los 14 premios en juego, exalta al amor y a la unidad familiar como fuerzas salvadoras.

El público de Mérida, una ciudad con tradición cinematográfica, recibió la obra de Bellame enjugando lágrimas y con una atronadora salva de aplausos al difuminarse la escena final. También conmovió al jurado integrado, entre otros, por el argentino Maximiliano González, el colombiano Lisandro Duque y el mexicano Carlos Sánchez.

Mérida, enclavada en las montañas y cuya Universidad de Los Andes alberga escuelas de Arte y Cine, “se presta como otras ciudades de provincia en las que se hacen festivales en el mundo para concentrar a los realizadores con todas sus experiencias”, destacó a IPS Karina Gómez, cabeza de la organización Festival del Cine Venezolano de Mérida.

La producción cinematográfica de este país “goza de buena salud. Tenemos realizaciones que logran sentar ante las pantallas a un millón de espectadores, con historias bien contadas y lejos de la creencia de algunos de que nuestro cine son sólo disparos y violencia”, dijo.

Para leer texto original…

http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=98374

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: