La creatividad y la lucha por progresar tienen rostro de mujer: mujeres inmigrantes emprendendoras

Amecopress, España

Llegaron a España con sus maletas cargadas de sueños. Sueños de progreso, de crecimiento y de estabilidad; algunas hicieron de todo por sobrevivir y poco a poco han podido lograr hacer realidad sus aspiraciones y no descansan, siguen creciendo. Son mujeres, inmigrantes y emprendedoras.

Daniela y el Mistral

Tiene más de cinco años en España, Daniela es venezolana, comunicadora social especializada en publicidad y relaciones públicas. Llegó al país por amor. Las cosas no salieron bien, pero decidió quedarse y labrarse un futuro.

“Creo que el emprendimiento se lleva en las venas, desde niña buscaba negocios, en el colegio vendía las minas de los lápices de colores, siempre busqué la manera de hacer un negocio sin desligarme de mi carrera, es duro porque primero debes integrarte conocer el entorno” afirma.

Luego de una larga serie de trabajos siempre como comercial de “invendibles” -como ella misma afirma con una sonrisa-, y gracias a su formación, Daniela decidió poner en marcha su propia empresa: Mistral Maketing Services.

Mistral se establece pues como una corporación global, que mantiene alianzas estratégicas con socios de diversos sectores para llenar el vacío existente en el mercado de servicios globales de imagen, publicidad y relaciones públicas.

“Yo le diría a aquellas mujeres que quieren emprender un negocio que no hay nada que temer, simplemente hay que trabajar duro. Es complicado para todos, lo más difícil es el arranque, el tener la adrenalina a mil hasta que ya poco a poco vas lográndolo. Lo importante es amar lo que se hace” dice Daniela.

Sheila, con energía positiva

Sheila es una fisioterapeuta, venezolana que luego siete años de carrera en Brasil, dos en Tailandia, dos en una especialización en Rehabilitación Corporal en la ciudad de Boston y sentirse “súper preparada”, buscó como nuevo espacio el del cielo de Madrid y para acá se vino. Ahora tiene Biorelax, un centro de estética con mucha energía positiva.

“Comencé a trabajar en el hospital la Paz, en el área de geriatría y me frustré un montón porque considero que la fisioterapia no se utilizaba de manera preventiva, después me pasé a un centro estético, del que dimití ya que me sentía muy preparada para el tipo de servicio que se prestaba en el lugar; me fui a otro centro que también dejé para instalarme en una habitación del piso en el que vivía y ofrecer mis servicios de fisioterapia” cuenta Sheila.

“Llegó un momento en el que ya no me daba abasto en el piso y después de 8 meses de trabajo intenso, busqué un local puerta calle. En eso estuve un año y medio por donde me metía y donde pedía ayuda las puertas se cerraban, no obstante insistí, hasta que logré de una de mis clientas a la que le trabajaba desde hacía tres años y medio un préstamo personal para iniciar mi negocio”, comenta.

Segura de que los tropiezos fueron los que la enseñaron no duda en decirle a las mujeres que se atrevan a emprender algún proyecto que “tienen que tener muy claro lo que quieren, la dirección debe estar muy clara, no perder el horizonte, se te presentan tantas dificultades que te puede costar mucho arrancar. Para mí ya no se trata de un tema económico, estoy feliz” concluye…

Leer todo el reportaje completo:

http://www.amecopress.net/spip.php?article6323

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: