Haitianas se preguntan si estarán a salvo algún día

(IPS) – Sobre una calle convertida en escombros, 60 personas están reunidas en la sala y el patio de una vivienda casi derruida que oficia de sede de la Comisión de Mujeres Víctima a Víctima de Haití.

Las mujeres son integrantes de la comisión (en creole, Komisyon Fanm Viktim pou Viktim, Kofaviv) y habitan escuálidos campamentos de desplazados o algunos de los más duros y pobres vecindarios de la capital. Esta vez, cada una trajo consigo a un hombre para que participe en un taller de prevención de la violencia.

Vestidos con ropas de domingo, los participantes bromean y se saludan. “¡Feliz año nuevo!”, dice una joven con grandes pendientes. Pero entonces se corrige: “No, no debería decir ‘feliz’, sino ‘te deseo buena salud’”.

Cuando las discusiones comienzan, desaparecen las sonrisas.

“Bien, hagamos una lista. ¿Qué tenemos en el campamento de la pista?”, pregunta una anciana que vive en una tienda en el ex aeropuerto militar de Haití. “De acuerdo, robos, prostitución juvenil, violaciones, violencia doméstica y abuso verbal”.

“Es lo mismo que tenemos en nuestro campamento”, apunta una jovencita de vaqueros y camiseta de finos breteles.

Un hombre vestido con una camisa blanca perfectamente planchada, pregunta: “Sí, pero ¿qué vamos a hacer al respecto?”.

Un año después del terremoto de siete grados en la escala Richter, que segó 230.000 vidas, dejó heridas a 300.000 y a un cuarto de la población nacional sin hogar, las haitianas experimentan una segunda catástrofe.

En los 2.000 campamentos de desplazados dispersos en todo el país, las mujeres y las niñas están atrapadas en una violenta arremetida de abuso sexual, golpizas salvajes y horrendos crímenes contra la humanidad.

Entre uno y dos millones de haitianos siguen apiñados en esos recintos cerrados, convertidos en microcosmos que reproducen la grosera desigualdad, la exclusión social y la pobreza sin límites que han caracterizado a Haití durante siglos.

Un informe publicado el jueves 6 por Amnistía Internacional describe las condiciones en las que viven las mujeres en esos míseros refugios en los campamentos, apenas unas frágiles tiendas o unos trozos de lona estirados sobre un pedazo de tierra.

Ler más:

http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=97291

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: