Reconocimiento a las mujeres rurales e indígenas

Proveedoras de más de la mitad de los alimentos del mundo

AmecoPress/ M&C

Aunque las mujeres del ámbito rural son los verdaderos motores económicos de la zona, hasta el momento, la falta de reconocimiento de su labor ha dificultado la igualdad de oportunidades en diferentes zonas del Planeta. Poseen tan sólo el 2% de las tierras, trabajan más horas que los hombres, y son quienes más sufren la discriminación por motivos de género, raza y grupo étnico.

Antes esta situación, Naciones Unidas ha pedido que las mujeres sean beneficiarias, pero también “colaboradoras en pie de igualdad”. Defiende que las mujeres y niñas rurales disfruten de una amplia gama de derechos patrimoniales y de sucesión, así como el derecho a la salud o a la educación.

La División para el Adelanto de la Mujer es la entidad de la ONU encargada de estas cuestiones. En 2008 publicó el informe ’La mujer rural en un mundo cambiante: Oportunidades y desafíos’, que destaca el decisivo papel de la mujer en la economía rural. Sin embargo, en muchos países se les niega un acceso equitativo y el control de la tierra, así como oportunidades de empleo, acceso a la educación, atención de la salud y oportunidades de participación en la vida pública. Por ello, se considera que solventar las desigualdades de género “puede mejorar la eficiencia en el aprovechamiento de los recursos y los resultados del desarrollo rural”.

Situación de las mujeres indígenas

Las mujeres indígenas son quienes más sufren la discriminación por motivos de género, raza y grupo étnico.

En los países en desarrollo, la agricultura supone más del 30% del crecimiento del PIB y el medio de subsistencia del 70% de la población pobre. Puesto que la agricultura depende mayoritariamente del género femenino, es indispensable que las mujeres estén capacitadas económicamente, técnicamente, etcétera, para seguir desarrollando su labor.

La ‘Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer’ recoge medidas para mejorar la situación de las mujeres rurales, mientras que un informe de la ONU recuerda que las indígenas son quienes más sufren la discriminación por motivos de género, raza y grupo étnico.

Además, según datos de Ayuda en Acción, las mujeres proveen más de la mitad de la comida que se produce en el mundo (más del 80% en África, el 60% en Asia y entre el 30% y el 40% en Latinoamérica y Occidente). Sin embargo, ellas sólo son propietarias del 2% de la tierra y únicamente gestionan el 5% de las explotaciones agrícolas. Ante esta situación, desde 1970 se ha doblado el número de mujeres rurales que viven en situación de pobreza.

País por país

En México, aunque cobran menos, las mujeres trabajan cada semana 76,3 horas, frente a las 58,4 de los hombres. En Ecuador, constituyen dos tercios del personal que trabaja en los cultivos de flores. En Chile, el sector de exportación de frutas emplea a un buen número de jóvenes solteras y mujeres mayores casadas o divorciadas.

Respecto a las mujeres indígenas, un proyecto de la FAO llevado a cabo en Mozambique, Swazilandia y la República Unida de Tanzania recopiló conocimientos indígenas y, en el caso de Tanzania, se centró en los masai y la cría de ganado ovino y caprino y concluyó que las mujeres masai desempeñan “una función clave” en el cuidado de los animales, ya que atienden a los terneros recién nacidos y tienen un conocimiento profundo del ganado.

Fuente:

http://www.amecopress.net/spip.php?article5178

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: