Aphra Behn y su escritura “impropia”

Del tiempo en que se generó

Por: Teresa Sosa

En una época (siglo XVII) en que las mujeres no podían ser escritoras Aphra Behn  logró vivir de sus escritos. No sólo se enfrentó al hecho de ejercer una profesión tradicionalmente masculina en una sociedad eminentemente patriarcal sino también al repudio por los valores de los personajes femeninos de sus obras que la mayoría de la sociedad  no asumía propios de la mujer.

Aphra Behn nació cerca de Canterbury, Inglaterra, en julio de 1640, con el apellido Johnson. Cuando todavía era una niña fue llevada a Surinam. Regresó a Inglaterra entre 1658 y 1663, donde contrajo matrimonio con un comerciante holandés de apellido Behn. Su esposo murió tres años después de su matrimonio. Con sus conocimientos de idiomas y literatura, Aphra Behn pronto se dedicó a la escritura de poemas, novelas y obras de teatro.

Ella misma decía que estaba obligada a escribir para ganarse el pan sin avergonzarse por reconocerlo, en una época en que en Inglaterra ser mujer y profesional de la literatura suponía ser una mujer pública y poner a la venta un trabajo, lo que estaba poco menos que equiparado al ejercicio de la prostitución.

Encontró dura resistencia de los escritores contemporáneos para poder hacerse un espacio y destacar como escritora. Por exponer  un tratamiento de la sexualidad y del papel activo e independiente de las mujeres de sus obras le acarreó numerosas críticas, escándalos y mala fama.

Escritura innovadora

Aphra Behn se dio a conocer como autora dramática en 1670 con la representación de la comedia El matrimonio forzado en el Linconl’s Inn Fields  por la Compañía del Duque. La obra, que se subtitulaba El novio celoso, fue un éxito de público y, consecuentemente, económico. En el prólogo de esta primera obra ya anuncia su inteligencia. Estuvo en cartel seis jornadas. A ésta vendrían otras obras porque no dejó de escribir hasta el final de su vida. Dos de ellas fijaron ya entonces su fama de forma especial: la voluminosa novela epistolar Cartas de amor entre un noble y su hermana (1683), considerada la primera novela inglesa epistolar y la narración El Príncipe Oroonoko (1688), una narración corta basada supuestamente en la propia experiencia de la autora en su viaje a Surinam que refleja la trágica relación amorosa entre un príncipe  negro hecho esclavo y una esclava negra en el contexto histórico del colonialismo del siglo XVII, que está considerada como uno de los primeros precedentes contra la esclavitud y el abolicionismo. 

La obra tuvo una fama y una repercusión que trascendió el tiempo y el espacio de su creación. Al ser la primera obra impresa en Inglaterra que se hizo popular y que expresaba puntos de vistas sobre la esclavitud se convirtió en piedra de toque de todos los círculos sociales, desde el punto de vista  religioso, social, político, etc. Fue la tragedia postshakespeariana más representada durante la primera mitad del siglo XVIII.

En su búsqueda de una forma adecuada en vez de valores puramente heroicos y temas, Alprha Behn escribe en un tono de conversación salpicada de referencias personales. En la obra el narrador  toma parte en la historia. Por otra parte, el narrador se relaciona con los acontecimientos de tal manera de afianzar la voz que narra. Alprha es considerada una precursora de la voz narrativa omnisciente

El personaje de Oroonoko introduce por primera vez en la literatura inglesa una figura perfilada física y psicológicamente del “noble salvaje», que subvierte la concepción que hasta ese momento tenía la sociedad sobre los pueblos “no civilizados” y la esclavitud. En Oroonoko la escritora utilizó una voz narrativa para la proximidad con sus lectores, combinando  una inusual riqueza de detalles.

En cierto modo, por algunas de sus características, la obra se convierte en el precedente de algunos personajes prototípicos del acervo cultural de la historia literaria occidental. Tal podría ser el caso de Defoe, que en su Robinson Crusoe (1719) localiza la isla de su héroe en la desembocadura del río Orinoco y configura al personaje Viernes con la impronta del de Aphra Behn.  Algo parecido ocurre con el Cándido (1759) de Voltaire y el Emilio (1762) de Rousseau

Silenciada por largo tiempo

Académicas feministas han puesto en evidencia que la creación literaria de las mujeres en la sociedad patriarcal poco se toma en cuenta o ha sido invisibilizada, por lo tanto no se la conoce y es ignorada. Este es el caso de Aprha Benh, quien exponiendo en su escritura los temas del sexo y el matrimonio desde una visión inconformista, que reclamaba a la mujer como dueña y sujeto de su sexualidad y de propia elección en el matrimonio, motivó que el escándalo la acompañara durante toda su vida y aún después de ésta. Tanto su vida como su obra fueron tachadas de indecentes e inmorales.

Pero, Aphra Behn, está considerada en el ámbito literario y sociopolítico de nuestros días como un importante precedente de la defensa de la igualdad de la mujer y también de la aceptación social del derecho a la propia identidad sexual. Aunque en su época hay más mujeres que escriben y sostienen estos o parecidos planteamientos, es esta escritora la que más destaca por su independencia, inteligencia y atrevimiento, tanto en sus actos como en su creación literaria, ante las convenciones sociales de su tiempo.

Los lectores y lectoras de español han empezado hace muy  poco a valorar una parte de la obra de esta autora inglesa, aunque van apareciendo nuevas traducciones de su prolífica creación. Ha sido a partir de la segunda mitad del siglo XX cuando el interés por la literatura escrita por mujeres, paralelo a la lucha por la igualdad de los derechos de la mujer en esa centuria, ha desvelado una literatura con unas características “impropias” para su época.

Son muchos los artículos y libros que van apareciendo sobre esta escritora que demuestran el mérito de su creación. Algunos de ellos sitúan a Aphra Behn como la primera en algunos aspectos de la historia de la literatura inglesa. Consideran que El príncipe Oroonoko fue la primera novela inglesa desbancando a Robinson Crusoe que parecía gozar de un consenso más amplio.

La académica feminista Alda Facio, dice sobre esta escritora,  lo siguiente:

Además de ser feminista, fue una de las primeras abolicionistas. En su novela Oroonoko, describe los horrores de la esclavitud desde un punto de vista feminista (…) Aphra Behn escribe mucho sobre el tratamiento injusto que la sociedad les otorga a las mujeres. En muchas obras denuncia el etarismo con que se valora la apariencia física de las mujeres que va decayendo conforme pasan los años. Denuncia también la mercantilización de los cuerpos de las mujeres y cómo esto no es muy diferente de lo que se hace con los y las esclavas. Denuncia el doble parámetro con que se juzgan las conductas de hombres y mujeres y a esto lo llama “sexismo”. En fin, hace muchas denuncias que de haberlas conocido, no tendríamos que haber pasado tanto tiempo desarrollando la teoría feminista de finales del Siglo XX” (…) No la descrubrí hasta muchos años después de ser feminista lo que me hace pensar que si la pudieron borrar a ella que fue una dramaturga “bestseller” de su tiempo, ¿a cuántas otras feministas menos conocidas no habrán borrado? (…) La considero una de mis ancestras intelectuales porque gracias a sus escritos, me pude dar cuenta que en el siglo 17 las ideas feministas se discutían hasta en el teatro y por ello darme cuenta cuánta historia nos ha robado el Patriarcado. Gracias a ella me he preguntado muchas veces ¿cuánto habríamos avanzado si el feminismo no tuviera que reinventarse a cada generación?

Aphra Behn falleció el 16 de abril de 1689, y fue sepultada en la Abadía de Westminster. Es recordada tanto por sus obras literarias como por sus esfuerzos para lograr que la voz de la mujer fuera escuchada en la sociedad, con las palabras de Virginia Woolf: “Todas las mujeres deberían depositar flores en la tumba de Aphra Behn, pues ganó para ellas el derecho de expresar sus ideas”.

PDM_29_08_2010_ Descargar edición impresa Diario de los Andes en PDF




Anuncios

2 Responses to Aphra Behn y su escritura “impropia”

  1. gilma gamez dice:

    Excelente Artículo lo colocare en la radio GeneroMujer como aporte tuyo y haciendo una reseña de lo que ha sido palabra de mujer, estaremos abiertos en internet las 24 horas y me gustaria que pudiesemos hablar por skype para hacer la entrevista de rigor como debe ser. mi skype es gilma.gamez. Un saludo a Todas y un abrazo a Paula y su Hija… espero que esté mejor.

    2010-09-01 06:17:57

    GENERO.MUJER
    Encuentro de Mujeres y Pueblos de las Américas Contra la Militarización
    Encuentro de Mujeres y Pueblos de las Américas Contra la Militarización de los pueblos, convirtiéndose en una amenaza para el continente. El proyecto de muerte se expande a través del copamiento militar del territorio por medio de las bases militares de EUA en Colombia y el continente como instrumento de intervención militar para el control político, económico y social.
    Ver más

  2. […] Aphra Behn y su escritura impropia en Palabra de Mujer […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: