México: las condenas de la Corte Interamericana no bastan

Hace seis meses la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió dos condenas contra México

Una de ellas es histórica por ser la primera vez que se condena a un Estado por corresponsabilidad en el feminicidio

Todavía no se han cumplido las sentencias

En noviembre de 2009 la Corte, el máximo órgano de justicia de América y cuyos fallos son inapelables,declaró culpable al Estado mexicano, de violentar los derechos a la vida, a la integridad y a la libertad personal, entre otros delitos, por el caso de tres jóvenes asesinadas en 2001.

Los cuerpos de Claudia González, de 20 años, Esmeralda Herrera, de 15, y Berenice Ramos, de 17, aparecieron, junto a los de otras cinco mujeres, el 5 de noviembre de 2001 en un terreno baldío conocido como Campo Algodonero, en Ciudad Juárez, situada al norte del país, en la línea fronteriza con Estados Unidos.

La Corte, con sede en San José de Costa Rica, también condenó al Estado por no investigar adecuadamente y por violar la no discriminación, los derechos del niño y la integridad personal de familiares de las tres asesinadas.

Esta sentencia se considera histórica porque es la primera vez que se condena a un Estado como responsable de femicidio, como han pasado a definirse los asesinatos por razones de género, justamente a raíz de los crímenes de Juárez, donde desde 1993 han desaparecido 600 mujeres y 360 fueron asesinados, en casos en su mayoría impunes.

La otra sentencia condenatoria fue por violación de los derechos a la libertad y a la integridad personal, al reconocimiento de la personalidad jurídica y a la propia vida de Rosendo Radilla, un dirigente comunitario del sureño estado de Guerrero, que fue detenido y desaparecido por efectivos militares en 1974.

También se dictaminó la violación a los derechos, garantías y protección judicial de sus descendientes.

“Nos preocupa que no se ha creado un mecanismo adecuado para cumplir la sentencia y rendir cuentas”, explica Andrea Medina, abogada del no gubernamental  de Cladem.

Esa organización, la Asociación Nacional de Abogados Democráticos, la Red Ciudadana de No Violencia y por la Dignidad Humana y el Centro para el Desarrollo Integral de la Mujer representaron a las víctimas de Campo Algodonero ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y después ante la Corte.

De las 16 disposiciones que el Estado debe acatar, sólo ha cumplido hasta ahora con la publicación del fallo en el Diario Oficial de la Federación y en un periódico de circulación nacional.

La Corte condenó a México a pagar 134.000 dólares a los familiares de González, 145.500 a los de Herrera, y 140.500 a los de Ramos, por concepto de indemnización, reparación, gastos procesales y otros. Además, las autoridades tendrán que investigar adecuadamente los asesinatos, efectuar un acto público para las víctimas, erigir un monumento en su memoria y crear un sitio electrónico con la información personal de las mujeres, jóvenes y niñas desaparecidas desde 1993 en el norteño estado de Chihuahua, en que se asienta Ciudad Juárez.

Leer la crónica de prensa completa:

http://periodismohumano.com/sociedad/las-condenas-no-bastan.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: