Palabra de Mujer: La izquierda y el aborto en América Latina y el Caribe

Por: Yamila Azize Vargas*

Derecho a decidirDado que la Asamblea Nacional, en declaraciones de las diputadas Cilia Flores y Marelis Pérez Marcano, no están favoreciendo una legislación para la despenalización del aborto en nuestro país, y que el Presidente Hugo Chávez Frías en más de una ocasión ante los medios de comunicación ha manifestado que no está de acuerdo con la despenalización, y que son de la misma postura otros gobiernos  de la región,  aunque en todos estos países  el aborto clandestino es causa de muerte de miles de mujeres de los sectores populares, constituyendo esta situación un grave problema de salud pública, es pertinente la publicación del artículo de hoy, para que quede visible y claro como las posturas de estos gobiernos “progresistas” de las  denominadas “izquierdas revolucionarias” se han unido a la derecha fundamentalista mundial que impulsa políticas anti aborto y contra el derecho a decidir de las mujeres.

Legalización en Cuba

Es en Cuba, donde gracias a la Revolución, se legaliza el aborto en 1965, con subsidio del Estado y reconocido como un procedimiento quirúrgico normal. Cuba se convierte en uno de los primeros países del mundo en facilitar este tipo de legislación. La reivindicación del derecho al aborto se convirtió desde fines del siglo XIX en un reclamo de las feministas dentro y fuera de los partidos, de modo que era coherente que una revolución de izquierda, como la cubana, reivindicara este derecho de la manera en que lo hizo.

En otras partes del mundo, y a partir de la década del 70, fueron en su mayoría grupos de mujeres autónomas y dentro de partidos de izquierda y liberales las que han dado la batalla por la despenalización del aborto y legalización del aborto y quienes han logrado empujar los cambios que se han dado en los últimos 40 años. Hay que reconocer el apoyo de grupos de médicos, médicas, enfermeras y comadronas que en algunos países hicieron aportaciones fundamentales en el proceso de lucha.

Falta de coherencia en los Presidentes de Izquierda

Fidel Castro, líder de la Revolución que hizo historia en  el año 1965 con la  total despenalización del aborto, en octubre de 2005, habló contra el aborto y solicitó ayuda a la iglesia “para combatir el aborto en Cuba”.

Por otro lado, en México, en el año 1994, el subcomandante Marcos, del Ejército Zapatista de Liberación Nacional en Chiapas, tuvo también expresiones bastante desafortunadas a raíz de un intercambio público que sostuvo con la feminista y escritora Marta Lamas en el periódico La Jornada.

Por su parte el presidente de tendencia liberal del Ecuador, Rafael Correa, quien se ha definido como católico de izquierdas, también se manifestó en contra del aborto en su discurso con motivo de la inauguración de la Asamblea Constituyente en noviembre de 2007. Y en el año 2008, con motivo de la campaña para una nueva Constitución, y en defensa de las acusaciones de la Iglesia Católica de que el texto propuesto no reconocía claramente el derecho a la vida desde la concepción, difundieron un video sobre “La nueva Constitución y la Verdad sobre el aborto” en el que señalan el no reconocimiento –dentro de la nueva Constitución- del aborto legal.

Evo Morales, también de izquierdas, es muy similar, ya que en la campaña para la aprobación de una nueva Constitución fue también acusado de defender el derecho al aborto, cosa que negó rotundamente, diciendo que su proyecto de gobierno defendía “la cultura de la vida” como respuesta a las agresivas campañas desatadas por parte de los líderes de la Iglesia Católica.

En Venezuela se observa una tendencia parecida, ya que el Presidente Hugo Chávez, quien a nivel personal ha hecho expresiones públicas en contra del aborto, tampoco le ha dado paso a la legislación de despenalización del aborto.

De izquierda a derecha: Ortega, Morales, Chávez, Correa

De izquierda a derecha: Ortega, Morales, Chávez, Correa

En las mujeres Jefas de Estado

Cristina Fernández en Argentina, y Michelle Bachelet, en Chile, siguen también la misma tendencia de sus homólogos varones de gobiernos de izquierda o liberales. Por su parte Cristina Fernández se decantó en contra del aborto. Michelle Bachelet, quien ganó en 2006, dijo en España que en su eventual gobierno no legalizará el aborto. Una vez Presidenta, rechazó una propuesta para despenalizar el aborto presentado por dos legisladores izquierdistas del oficialismo, aunque hay que reconocer sus luchas a favor de la distribución de la píldora del día después.

Dos casos que copan la atención

Estos son el de Nicaragua y Uruguay. En Nicaragua, desde octubre de 2006, el gobierno del falso sandinismo de Daniel Ortega dio marcha atrás a la historia, y derogó una legislación de aborto terapéutico vigente desde 1893 introducida por el gobierno liberal de José Santos Zelaya. Gracias a esta nefasta iniciativa de Daniel Ortega y sus cómplices, ahora en Nicaragua se penaliza el aborto bajo cualquier supuesto y se prohíbe absolutamente el aborto terapéutico, aquel que se práctica cuando la vida de la madre o el feto corren peligro. Además, el gobierno de Nicaragua ha desatado una  infame persecución contra importantes sectores del movimiento feminista que luchan por la legalización del aborto y el derecho a decidir. En Uruguay en noviembre de 2008, el actual presidente de izquierda Tabaré Vázquez vetó la legislación –que había sido aprobada por ambas cámaras del poder legislativo- con la que se proponía la despenalización del aborto en las primeras 12 semanas de embarazo, un proyecto que comenzó a gestarse desde 1984.

La excepción: el Presidente Lula

a favor, Una de las pocas voces que se escuchan entre los líderes de izquierda a favor del derecho a decidir y de reconocimiento al aborto como un asunto de salud es la del Presidente de Brasil, Ignacio Lula Da Silva, quien en 2007 hizo una clara defensa del Estado laico a raíz de la visita del Papa, y quien a nivel individual se declaró contrario al aborto, pero como Jefe de Estado ha dicho estar a favor de que el aborto sea tratado como una cuestión de salud pública, atendiendo  a las personas que tienen un embarazo no deseado.

Lula ha vuelto a revivir el tema a fines de 2008, quizás como preámbulo de su despedida, ya que él no puede ser reelecto y su partido vuelve a ganar será una mujer, Dilma Rouseff, la próxima presidenta de Brasil. De todos modos, distintos proyectos de despenalización han sido rechazados en el Parlamento durante los últimos 16 años.

Sean congruentes con lo que predican

Si la izquierda, en principio, se proclama defensora de la libertad, la justicia, la autodeterminación de los pueblos, etc., y supongo que al hablar de pueblos y naciones incluyen a las mujeres también, sus líderes tienen la obligación de que de una vez por todas asuman la defensa del derecho y el acceso al aborto, y no se dejen chantajear más por grupos religiosos (fundamentalismos, cristianos y católicos).

En un momento tan crucial para nuestra región, en el que por primera vez en muchos años proliferan los gobiernos de izquierda y liberales, y se comienza a hablar de justicia social, varios líderes de izquierda han manifestado una visión conservadora y poco solidaria con el feminismo y los derechos reproductivos de las mujeres, y en particular con el derecho al aborto.

Pero dentro de la izquierda hay mujeres que están dando la batalla porque se incluya claramente la despenalización del aborto en la agenda de estos gobiernos, pero en realidad sobre este tema debería existir una directriz clara en los partidos de izquierda.

marcha por la despenalización del aborto México DF

Y mientras así están las cosas en la izquierda, en estas dos últimas décadas se ha visto el menoscabo del Estado laico, y el auge del cabildeo, presión y chantaje en contra del derecho al aborto por parte de líderes religiosos a todos los gobiernos.

En Puerto Rico –desde donde escribo este artículo- urge que los grupos y partidos de izquierda se eduquen sobre el tema, tomen conciencia de la importancia fundamental de defender este derecho, y se manifiesten públicamente.

A diferencia de Estado Unidos, donde el triunfo de los “demócratas” supone un respaldo al derecho a decidir, en Puerto Rico el triunfo del PNP anuncia tiempos de incertidumbre. Es pertinente que grupos y partidos de izquierda defensores de la independencia y de la justicia se unan en defensa de uno de los más fundamentales derechos de auto determinación e integridad humana, poder decidir sobre su propio cuerpo.

—–

* Extracto del artículo “La izquierda y el aborto en América Latina y el Caribe. Un pasito adelante y…diez atrás”, su autora es Catedrática de la Escuela de Medicina, Recinto de Ciencias Médicas, Universidad de Puerto Rico. Publicado en Revista RSMLAC. 1/2009. Chile. Editado y adaptado por Palabra de Mujer.

Palabra de Mujer, 26 de julio de 2009. Diario de Los Andes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: