Dilma Rousseff: “Las marcas de las torturas son parte de mi”

Un comunicado, difundido por el periódico “Estado de Minas” el domingo 17 de junio expone el capítulo poco conocido de la militancia política de la presidenta de Brasil: los registros sobre su paso por las mazmorras de la dictadura en ese país.

Teresa Sosa

En un informe sin precedentes, la presidenta Dilma Rousseff dio  detalles de las sesiones de tortura a las que fue sometida en la prisión de Juiz de Fora, Minas Gerais, cuando fue presa política en la década de 1970. Ella narró su penosa situación al Consejo de Derechos Humanos de Minas Gerais (MG-Conedh) que la oyó en  2001, nueve años antes de ascender a la presidencia.

Dilma contó durante el interrogatorio de MG-Conedh detalles hasta ahora no conocidos públicamente sobre los tratos crueles que sufrió a manos de los militares que gobernaron Brasil entre 1964 y 1985, debido a su militancia en tres organizaciones clandestinas contra la dictadura. Fue interrogada siendo Secretaria de Minas y Energía de Rio Grande do Sul. Este documento está almacenado entre miles de otros documentos en una sala comercial en el centro de Belo Horizonte.  

En 197O, Rousseff fue detenida  y estuvo presa en  Rio de Janeiro, Sao Paulo y Belo Horizonte, capital de Minas y donde inició su militancia contra la dictadura a los 16 años.Estuvo presa casi tres años y fue torturada para que revelara nombres de otros militantes. A los 22 años, Dilma fue llevada a Juiz de Fora en 1972, donde permaneció por cerca de dos meses. El ejército sospechaba que podía haber ayudado a un antiguo compañero del Comando de Liberación Nacional (Colina), Angelo Pezzuti, en un presunto complot para escapar de la prisión de Ribeirão das Neves (MG). “Me interrogaron en los Bandeirantes operación (Oban, en Sao Paulo) Fora y estaban muy interesados en conocer mis contactos con Angelo Pezzuti, que según ellos, ya detenido, me mantuvo al tanto de  su fuga. No tenía ni idea de qué se trataba, no tenía conocimiento de la fuga que intenta Pezzuti”.

Los detalles de la tortura que sufrió cuando Dilma era presa de la dictadura militar en las cárceles de Río de Janeiro y Sao Paulo, se sabían. Pero ella no había revelado aún la tortura experimentada en las células de Minas, donde nació y trabajó durante gran parte de su activismo contra el régimen militar, con una serie de seudónimos, entre éstos “Estela”; fue bajo el mismo, que Dilma  fue acusada de haber participado en el complot a favor de Pezzuti.

La prisión

“Yo estaba en aislamiento absoluto, manteniendo el contacto sólo con mis verdugos, entregada por un carcelero, que también me llevó al baño cuando se podía caminar. Durante este período, fui sometida durante casi un mes a interrogatorios y toda clase de tortura “, dijo Dilma”. “El estrés era muy fuerte, inimaginable. Descubrí por primera vez, que estaba sola. Me enfrenté a la muerte y a la soledad”. Según ella, la soledad era parte de la tortura. “Recuerdo el miedo, mi piel se estremece. Tiene una mano que nos marca de por vida”. Dijo que le permitían que su madre fuera a visitarla, pero nunca en sus peores momentos.

También declaró, “usaban contra mí mucha palmeta. Al final, cuando estaba por salir (de la reclusión), comenzó una rutina. En el inicio, no tenía hora. Era de día y de noche. Adelgacé mucho, pues no me alimentaba bien”, describió.  Contó que fue colocada en el bastidor de palo, le dieron descargas eléctricas y fue sometida a golpes con una caña. “Me dieron un golpe y me sacaron un diente.Mi quijada giró de lado, me causa problemas hoy en día en el hueso  soporte de los dientes”.”Sólo más tarde, cuando volví a São Paulo, Albernaz (capitán Alberto Albernaz, el DOI-CODI de Sao Paulo) completó el servicio con un golpe, tirando de los dientes”, informó. Los torturadores  le dijeron que después de la deformación, “nadie te  quiere”.Dilma también fue sometida a simulacros de fusilamiento. Las secuelas de la mandíbula fueron corregidas, a través de la cirugía sólo después de que Dilma asumió el cargo en el gobierno de Lula en 2002.

El testimonio que rindió en 2001 fue parte del proceso de determinación inaugurado por el entonces gobernador Itamar Franco para indemnizar a las víctimas. Dilma se había resistido a rendir el informe  y después decidió hablar. No tenía necesidad de hablar porque ya existía evidencia de la tortura que sufrió, pero entendía que era importante para registrar los hechos de la historia. 

Rescate de la memoria

En agosto de 2007, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, presentó un informe oficial que admite, por primera vez en 25 años de democracia, las atrocidades cometidas durante la dictadura (1964-1985) en ese país.

El documento-libro denominado “Derecho a la Memoria y la Verdad”, realizado por la Secretaría Especial de Derechos Humanos de la Presidencia de la República (Sdhpr), busca contribuir al “rescate de la memoria” y “el respeto por los derechos humanos” de las más de 339 personas asesinadas durante la dictadura  En el informe se oficializa la existencia de estos detenidos-desaparecidos y se expone una lista con nombre y apellido.

Además este informe-libro que evidencia las “muertes por torturas intensas”, sostiene que los militares hicieron esfuerzos “insuficientes” por esclarecer dónde están los restos de los desaparecidos. “Derecho a la Memoria y la Verdad”, que registra lo que la Comisión Especial de Muertos y Desaparecidos Políticos investigó durante once años, considera ser la verdad histórica sobre la represión política durante la dictadura militar en Brasil.

Por su parte, el presidente de la comisión Marco Antonio Rodríguez Barbosa, explicó que este libro “es un trabajo histórico, donde el Estado reconoce los derechos de los familiares de los brasileños muertos y desaparecidos en el régimen militar y significa el rescate de la memoria, de la verdad y, por tanto, de la justicia sin revanchismo”.

En mayo de este año, Dilma Rousseff instaló la Comisión de la Verdad para investigar las denuncias de violaciones de derechos humanos durante la dictadura, pero sin levantar la amnistía a los represores vigente desde 1979. Su testimonio de 2001 con detalles sobre la tortura que padeció será analizado por dicha comisión, que también examinará los relatos de otras personas apresadas durante la dictadura en Belo Horizonte. La comisión no procesará a nadie debido a la ley de amnistía de 1979; sin embargo, revelará los abusos y los nombres de quienes los cometieron.

FUENTE: Prensa de Brasil, Agencias de Notcias.


About these ads

Una respuesta a Dilma Rousseff: “Las marcas de las torturas son parte de mi”

  1. [...] Palabra de Mujer VN:F [1.9.13_1145]please wait…Rating: 0.0/10 (0 votes cast)VN:F [1.9.13_1145]Rating: 0 (from 0 votes)AKPC_IDS += "45600,";Popularity: unranked [?]Tags: Brasil, Igualdad de sexos, Internacional, Latinoamérica, Libertades democráticasLeido 1 veces.-  Vote [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 111 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: