El trabajo doméstico: la moderna esclavitud

RPP/Perú

Millones de trabajadoras domésticas sufren abusos, discriminación y sobre explotación laboral. La ley no las protege, pese a que su trabajo es fundamental para el funcionamiento de la economía.

El trabajo doméstico es uno de los oficios más antiguos y una de las ocupaciones más importantes para las mujeres a nivel mundial. Aunque sigue siendo parte de la economía informal, es indispensable para el funcionamiento de la economía fuera de la esfera doméstica.

Las trabajadoras domésticas se ocupan de labores de limpieza y preparación de alimentos, cuidado de niños y de ancianos, trabajos de jardinería, de choferes y personal de compañía en los hogares más diversos.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) unos 100 millones de personas trabajan en este sector, la gran mayoría mujeres, y pese a su importancia a nivel global, no hay cifras confiables debido a que sigue siendo parte de la economía informal.

Pocos países tienen legislaciones que protegan los derechos de las trabajadoras domésticas y donde hay leyes lo común es que no se respeten. “Los patrones prefieren no darse cuenta de que las trabajadoras del hogar tienen derechos y cuando alguna los reclama o es víctima de intimidaciones o es despedida injustificadamente. Es muy difícil cambiar esta cultura”, afirma Marcelina Bautista, en conversación con Deutsche Welle.

Discriminación y abuso

Bautista, nacida en 1966 en Tierra Colorada, en el Estado de Oaxaca, comenzó a trabajar como empleada doméstica a los catorce años, cuando llegó a la ciudad de México, y ha vivido en carne propia la discriminación, abuso y explotación que sufre la gran mayoría de estas mujeres.

Con otras trabajadoras domésticas de diversos países latinoamericanos fundó en 1988 la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar, organización que proclamó el día 30 de marzo como el Día Internacional de Trabajadoras del Hogar a nivel continental. “Bolivia y Perú lograron que el 30 de marzo fuera un día nacional de las trabajadoras del hogar y además festivo”.

“En México el proceso ha sido bastante lento, tenemos una iniciativa de ley desde hace 12 años y aún no ha sido aprobada, pese a que ya nos apoyan otras instituciones y organizaciones como la Comisión Nacional de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF)”, señala.

La activista, que fue distinguida en Berlín con el premio de Derechos Humanos de la fundación Friedrich Ebert por su compromiso en la lucha contra las condiciones laborales injustas, señala que las trabajadoras del hogar sufren muchas formas de discriminación en el trabajo. Bautista lidera desde el 2000 el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH).

“Hay mujeres que llevan hasta 30 años trabajando en una casa y no han tenido vacaciones. Hay mucho desconocimiento por parte de las trabajadoras y por eso no reclaman sus derechos”, dice. “No tienen seguridad social, ni se respeta un horario de trabajo que debiera ser de ocho horas diarias, tampoco reciben vacaciones ni aguinaldo”, añade.

Bautista señala que muchas mujeres prefieren trabajar “de entrada por salida”, y no de planta porque resulta muy esclavizante, no tienen tiempo para estudiar ni para ver a la familia. CACEH promueve un salario mínimo de 250 pesos diarios por ocho horas de trabajo. También pide que se regule las horas extras, que no se emplee a niñas menores de 14 años y que se les permita seguir estudiando.

Violencia y desprotección

“Las trabajadoras sufren abusos sexuales, a veces tienen hijos de los patrones y son ellas quienes los crían, otras veces se mueren y nadie se entera. Esta situación de violencia que sufren las trabajadoras sigue estando oculto, trabajan solas, sin protección, la ley no permite que haya una inspección en los hogares porque es un lugar privado, pero nuestros derechos pueden morir ahí”, lamenta.

“Cuando recién empezamos, las patronas nos decían que éramos las guerrillas. Porque enseñábamos y capacitábamos a otras mujeres. En un taller que organizamos y en el que abordamos el acoso sexual, nos dimos cuenta de que todas las presentes, unas 35 mujeres, habían sufrido abusos”.

Los avances en la conquista de sus derechos han sido lentos. En el 2006 hubo un encuentro internacional sobre el trabajo doméstico que reunió en Amsterdam, Holanda, a numerosos grupos de Asia, África, América Latina y el Caribe. Ahí surgió la propuesta de formular un Convenio para las trabajadoras del hogar que fuera respaldado por la Organización Mundial del Trabajo (OIT). Se espera que este convenio sea aprobado en la conferencia de la OIT en 2011.

Según cifras de la OIT en América Latina 14 millones de personas se dedican al trabajo doméstico. Bautista señala que en Brasil el avance legislativo es bastante fuerte, en Chile la seguridad social es posible, así como en Paraguay y Argentina. Uruguay es ejemplar por la legislación que tiene. Perú, Bolivia y Costa Rica recientemente aprobaron leyes que las protegen. Pese a las leyes es muy difícil ponerlas en práctica, las mujeres siguen ganando sueldos ínfimos, se discrimina a las mujeres indígenas como se ve en los casos de México y Guatemala. “Tenemos mucho que hacer todavía, si no somos nosotras las que nos levantamos a luchar nadie lo va a hacer por nosotras”, concluye.

Fuente:

http://www.rpp.com.pe/2010-12-06-el-trabajo-domestico-la-moderna-esclavitud-noticia_316559.html

About these ads

3 respuestas a El trabajo doméstico: la moderna esclavitud

  1. Rocio lopez dice:

    Hago un llamado derechos humanos o ha quienes hacen valer las leyes. para que nosotras las empleadas domesticas tengamos un trato digno ya que no solo el abuso sexual tenemos que tolerar.porque va desde palabras obsenas,maltrato fisico y sicologico.pedimos auxilio si es necesario al mismo gobierno por que se nos haga valer nuestros derechos.atte:alguien que padecio de una verdadera pesadilla la cual me niego a creer que existan gentes tan inhumanas

  2. Rocio lopez dice:

    Urgente que quienes hagan valer los derechos pongan atencion al llamado de todas las trabajadoras domesticas pues es indignate el trato que se nos dan pues siempre se nos considera personas ignorantes.contare una verdadera historia terrible que vivi hace cuatro años donde se me ofrecio trabajo fuera de provincia donde mi patro al principio se mostro muy amable y al paso de dias ,stoy hablando de dias se volvio la persona mas cruel y me tenia secuestrada pues yo no era digna de hablar con ninguna persona qentrara en la casa todo el tiempo me gritaba palabras terribles y permitia que su esposo me acosara puesto que ella me menciono que era una p… Y staba para loque a los patrones se les ofreciera y cuando le dije que la hiva denunciar por abuso dijo que staba estupida que ella era licenciada que nadie me creeria y me hiva acusar de robo llore tanto por tan cruel injusticia y de alimentos no me dejaba comer pues tenia que aserlo por las noches ya escondidadas.fui golpeada sin razon.y digo sin razon xq estaba peor que esclava.no puedo parar de llorar esta es una historia real.

  3. Maria Celli dice:

    no tengo palabras para expresar mi dolor, cuando escucho que a una doméstica no venga retribuida con sus derechos, es como que una domestica no tiene derecho a enfermarse a tomarse unas vacaciones a ir a misa…. hago la baby sitter hace 23 años de mi vida, y nadie se imagina la complicidad que se crea con los niños, solo ellos reconocen la compañia valida de los domésticos, y los grandes no se dan cuenta que dejan a sus propios hijos a extraños, que a veces no se sabe como puede terminar la relación, es terrible que los domésticos no vengan considerados como ser humanos, que sufren que comen, que tienen problemas porque por ser domésticos no significa que estan descolgados del planeta?, pensemos un poquito ser mas humanos con quienes nos atienden nuestras casas, lugar sagrado de la familla, escribo esto porque hoy melodia ha dicho que no quiere trabajar más, honesta y sincera, no tengo palabras, me ahogo del llanto, hagan una reflexión sobre la esclavitud moderna………gracias y disculpen

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 105 seguidores

%d personas les gusta esto: