El deseo en el cuerpo de una mujer

El artículo de Aura Tampoa nos plantea como los llamados de la vida son transversalizados por el deseo y como los deseos son infinitos. La autora se detiene en el deseo sexual, el deseo de éxtasis en pareja, de goce, de disfrute carnal en compañía,  y la necesidad de romper el cerco patriarcal.

———————————————————————————————————-

Por: Aura Tampoa Lizardo*

Inspirado en  textos de la escritora Cristina Peri Rossi

Ser mujer, encarnar un cuerpo con un lenguaje propio, un lenguaje albergado en el vientre materno, proveniente del primer esbozo de pensamiento dedicado a soñarte; ser mujer implica entregarse al llamado de la vida en sus múltiples y sorprendentes despliegues. Para ello recurro a un poema de Cristina Peri Rossi, uruguaya, titulado, el Deseo de las Mujeres (Poesía Reunida. Barcelona, España. Lumen. 2005):

La mujer que viene a visitarme/¿quiere un prólogo o un orgasmo?/<<Es confuso el deseo de las mujeres>>/dice mi amigo Ticas/Está sola/es verdad que la amaron algunos hombres/(que no usaron, en la cama, el verbo amar,considerado cursi:/sólo aman las mujeres/y ellos eran machos, muy machos)/A veces, en su soledad de gata/ella escribe poemas/no muy buenos, todo sea dicho,/pero le gustaría publicarlos/por qué no/tiene derecho: los machos escribieron/fornicaron muchos malos poemas/muchos malos amores/por qué ella no/al final sólo/quiere publicar un libro/un orgasmo/algo suyo/no alienado/<<Es confuso el deseo de las mujeres>>/dice Ticas/Él quiso publicar un libro/él quiso muchos orgasmos/Pero no sabe qué desea una mujer/

La diferencia

Este poema  revela la diferencia con la cual una mujer y un hombre padecen su deseo como elementos incompatibles. A partir del poema claramente podemos ver una crítica a la no implicación masculina, al rechazo del contacto; la sexualidad habitada en el cuerpo de una mujer exige y requiere de amor; un sentimiento altamente estigmatizado, requiere de intimidad, complicidad y cercanía, porque es un acto de elevada carga espiritual; para la medicina tradicional china y el tantra, el encuentro sexual implica la celebración del origen en la cual dos energías ancestrales danzan hacia el éxtasis, se regocijan en su fuente de vida; este camino es un peregrinar por el cuerpo amado desde la inocencia y la gratitud por cada uno de sus pliegues: el regalo del goce implica el regocijo en la felicidad del ser amado y este principio mutuo se traduce en un intercambio de lugares en el mundo capaz de generar dicha y felicidad, es un intercambio que parte desde el sí, cuya finalidad es la realización compartida, la ascensión acompañada. Esta forma de asumir el deseo sexual resulta desde mi punto de vista altamente femenina y ha sido olvidada e incluso burlada por una sexualidad patriarcal, misógina y violenta.

Sexualidad en igualdad

Evidentemente existen abordajes distintos al deseo de acuerdo al sexo al cual se pertenezca, sin embargo, asumo que más allá de establecer comparaciones entre lo que él quiso y fue capaz de lo lograr y lo que ella quiere y nunca se le reconoció – como es el caso del poema – sería interesante señalar la incorporación por parte de las mujeres de los planteamientos del feminismo de la igualdad en su ejercicio sexual, los cuales en ciertos aspectos fueron necesarios para reconocer y exigir relaciones donde el placer femenino tuviese cabida libre para lograr un despliegue particularizado, sin embargo, la homologación de los deseos y de los logros íntimos femeninos y masculinos tienden a desvirtuar las profundidades de nuestros deseos y por ende a banalizarlos, situación que traslada la potencia sanadora y regeneradora del placer sexual, convirtiéndola en la simple acumulación numérica de experiencias orgásmicas.

Una de las reflexiones que he empezado a desarrollar a partir de la lectura de Solitario de amor, El amor es una droga dura, Por fin solos, todas ellas novelas de Cristina Peri Rossi, es que en la construcción femenina de una sexualidad no estigmatizada como es la sexualidad amorosa, caemos en la tentación de imitar roles o modelos masculinos, situación altamente dolorosa porque sigue fortaleciéndose un desencuentro entre lo que se es y lo que se quiere ser, el cual aumenta nuestra vulnerabilidad ante un entorno relacional hostil.

El hecho de que una mujer se asuma como dueña de su deseo, que sea capaz de manifestarlo, verbalizarlo y buscar una vía de concreción del mismo, me parece un cambio interesante, ya que cuando la pasividad se convierte en represión suele desencadenar tragedias corporales; el hecho de experimentar con libertad nuestros deseos resulta alentador desde mi perspectiva, pero hay una brecha entre ello y el comportarse como un hombre, en el sentido de buscar amantes como objetos masturbatorios y jugar a la seducción como herramienta de venganza, ya que ambas prácticas implican una especie de automatismo, el escoger la opción más sencilla – aparentemente -, la opción que las distancia cada vez más de la auto -exploración y el auto – conocimiento; se entregan a un escenario clausurado a priori, un escenario donde las reglas del juego fueron establecidas por quienes nos desconocen toda autoridad, por quienes pretenden aniliquilarnos simbólicamente, el reto sería más bien asumir la existencia desde otro orden simbólico.

Caminos

Los personajes femeninos de Cristina, me deslumbraron por su independencia, autonomía e incluso irreverencia, sin embargo, con las relecturas empecé a cuestionar ciertos elementos de una feminidad actual, ese juego tóxico de histerizar el cuerpo, de relacionarse mediante la seducción, de burlarse de los deseos y debilidades masculinas, ese desaparecer sin explicaciones, en primera instancia pareciera ser un aliciente a tanto dolor producto de relaciones ¨instrumentales¨, pero en realidad es el paso por un camino movedizo y auto – destructivo, es el quedar atrapadas en las aspas del mal por priorizar la venganza, la venganza es una forma de suicidio – no consumado y por ende más doloroso aún, es el intento constantemente fallido, el intento sostenido  en forma de deseo -.

Sin embargo, en Por fin solos y en su poesía, generalmente encontramos la enunciación del deseo y del amor entre mujeres, fenómeno profundamente trabajado por ella con una sutileza impecable; su poética erótica ahonda en un imaginario femenino exento de límites o prohibiciones para el deseo, es un deseo que toma cuerpo y palabra de mujer, un deseo amoroso cuyo fin es el enaltecimiento de la mujer amada como celebración de la vida misma, un claro ejemplo es el siguiente poema titulado “Bitácora”

No conoce el arte de la navegación/Quien no ha bogado en el vientre/De una mujer, remado en ella/Naufragado/Y sobrevivido en una de sus playas

Esta sutileza e invitación a la entrega generalmente se encuentra en las relaciones lesbianas aludidas en sus escritos; el planteamiento pareciera llevarnos a pensar en la exclusividad de relaciones entre mujeres como espacios de interacción catalizadores de autoridad y reconocimiento mutuo; en este sentido, observamos claramente la emergencia de una conciencia política de la diferencia sexual, en su apuesta por las relaciones eróticas entre mujeres e incluso en su crítica y estigmatización de las relaciones heterosexuales, sin embargo, no cae en la idealización de las relaciones lesbianas, sino que es capaz de mostrar sus dificultades, de la misma manera irónica y cínica que lo hace con las relaciones heterosexuales.

Romper con lo imperante

La soberbia, idea moderna de ¨independencia¨, se ha encargado de pisotear la posibilidad de establecer relaciones de pareja en las cuales la feminidad tenga cabida, imponiendo así el modelo masculino de dominación y servilismo que aniquila la asunción e incorporación de la fragilidad humana como estado de existencia (cabe destacar que este modelo obvia un amplio matiz de masculinidades exploradas y vigentes actualmente, aunque invisibilizadas por los procesos socializadores imperantes).

Para amarnos, hemos de romper el cerco patriarcal, lo cual implica reconocer lo vulnerables y necesitadas de contacto que nos encontramos. Porque, como respondería Clarice Lispector a la pregunta: ¿Un adulto es siempre solitario? Un adulto triste es siempre solitario…

*Psicóloga Social. Feminista.

Edición impresa Diario de los Andes

About these ads

7 respuestas a El deseo en el cuerpo de una mujer

  1. GLORIA COMESAÑA SANTALICES dice:

    Excelente artículo, pues además de que plantea muy bien el tema tratado, lo hace a través de la obra de una escritora, Cristina Peri Rossi, contribuyendo así a dar a conocer a escritoras, y en particular a escritoras Latinoamericanas, que las hay excelentes y de primer rango, pero nosotras mismas no las conocemos o no las leemos, dejándonos llevar por la mayor comercialización y propaganda que se hace de los libros de autores varones. Felicidades, Aura, por ese artículo, de gran altura y buen análisis. Lo disfruté mucho. Gloria Comesaña Santalices

    • aura dice:

      Muchísimas gracias, Gloria, intentaré seguir en esta misión de hablar de nuestra realidad desde los relatos y ficciones de quienes – como nosotras-habitan un cuerpo sexuado en femenino.

  2. Rosy LC dice:

    Estimada Aura
    antes que nada comentarte que no he leido a Cristina, sin embargo, parece interesante leerla. Por otra parte, al leerte me he quedado con la impresion de que entiendes el amor como una emocion que habita dentro del ser humano pero que, también, son practicas de relaciones sociosexuales entre las personas y que algunas veces se relacionan asimetricamente. lo que mi miopia no alcanza a ver es ese famoso “otro orden simbolico”, si siempre se esta partiendo de una diferencia, si justo por esa diferencia el colectivo que no “nos reconoceautoridad” ha amputado su “feminidad” y dado lugar al “hombre duro” irreconciliable con los “valores maternos” y quedado huerfano simbolicamente (como diria el psicoanalisis), y que se ha apropiado de ese “capital” erotido y afectivo de las mujeres casi siempre, como tu bien desarrollas en tu analisis, para favorecer un sistema patriarcal?

    • aura dice:

      A veces no sé si estén concientes de favorecer el sistema patriarcal, pareciera más una interiorización acrítica de prácticas relacionales cuya única finalidad es el placer puntual seguido de la huida. El desencuentro como supuesta clave de ¨independencia¨ y ¨libertad¨.

  3. Muchísimas gracias por una lectura tan atenta de algunos de mis libros. Soy Cristina Peri Rossi, las felicito por esta web tan interesante que voy a seguir
    con asiduidad.
    Nací en Uruguay, me exilié en París y Barcelona, donde vivo desde hace muchos años.
    En mi web pueden encontrar una selección muy amplia de mis poemas y otra de artículos periodísticos. El tema del deseo femenino y del género ha sido tratado ampliamente en mi obra y desde diferentes ángulos.
    Un saludo. cristina peri rossi

    • 24ms dice:

      Mucha alegría de nuestra parte encontrarnos contigo a través del blog. Aura Tampoa es una joven venezolana muy inteligente que ama la poesía, actualmente está residenciada en Barcelona donde está haciendo su postgrado en feminismo, le reenviaré tu email para que entren en contacto. Visitaremos tu web y disfutaremos de tu obra. Gracias por escribirnos.
      Un abrazo,
      Teresa Sosa, la editora.

  4. aura dice:

    Para mi es un verdadero placer estar rodeada de dos grandes mujeres en este espacio: Teresa y Cristina, brillantes pensadoras del feminismo latinoamericano, cada una desde sus particulares campos de acción. Me agrada mucho que Cristina haya dado con el artículo inspirado en su obra y esperemos sea sólo el comienzo de un intercambio entre quienes intentamos visibilizar y recrear la genealogía femenina que tanta falta nos hace.
    Un abrazo!
    Aura

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 103 seguidores

%d personas les gusta esto: