Teresa de la Parra y su alusión crítica al racismo criollo

En sus novelas  Ifigenia y Memorias de Mamá Blanca

La  novelística de Teresa de la Parra no sólo deja escuchar lo personal de la vida de  mujeres venezolanas del encierro doméstico de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Sino que, en  su obra, también se evidencia su deseo de definir la identidad nacional del país al que pertenece, desde el mestizaje, la interculturación y la multicultaridad. El artículo de hoy es sólo un breve bosquejo al respecto, con énfasis en el racismo criollo.

Por: Teresa Sosa

La niña Ana Teresa del Rosario Parra Sanojo que nació en París en 1889 de madre y padre venezolanos, tiene su primer encuentro con Venezuela criolla en 1891, cuando después de regresar a Venezuela su familia se residencia en “Tazón”  la plantación la caña de azúcar de su propiedad, cercana a la ciudad de Caracas. Inciándose la niña Ana Teresa en el proceso de  criollización.

Corta fue su permanencia en la hacienda, pero suficiente para llevársela en su memoria cuando después de la muerte del padre en 1898, su vida da un viraje que la conduce con su familia a España, donde pasa su segunda infancia.

Cuando regresa de España a Venezuela en 1909 comienza a gestarse la escritora. Una morada del caribe venezolano abrió sus puertas a Teresa de la Parra en los años 20, y allí escribió su primera novela, que la convierte en escritora de fama:

“Yo tengo muy buenos recuerdos de Macuto. Allí escribí casi toda mi novela Ifigenia. Me encerraba a escribir en una casita en ruina. Oía las conversaciones de la gente por la calle. Les intrigaba a algunos los motivos que me llevaban  a encerrarme en aquella casa que parecía horrible y a mí me encantaba”.

En 1923 Teresa de la Parra se va a París, donde establece amistad con escritores latinoamericanos y participa en salones literarios. Es un momento en que existe un gran interés por lo estético y lo etnográfico, que hace que algunos escritores retornen a su memoria y a recuerdos de la niñez en busca de las raíces que se difuminan.

En la Navidad de 1933, tres años antes de su muerte, Teresa de la Parra le escribe una  carta a su amigo Gonzalo Zaldumbide desde el sanatorio de Leysin donde está recluida, y evoca su infancia en la hacienda “Tazón”:

“Hoy veo los distintos pasados de mi vida tan diversos y tan cerca unos de otros como los tablones de una hacienda de caña vistos desde arriba, desde la casa (…) Rilke dice que los recuerdos de juventud y de infancia son una mina inagotable para el escritor superior a todo lo que encieran los libros y demás medios de cultura ¿será cierto es? A mí me ha hecho impresión esa idea”.

En la memoria de Teresa de la Parra están vivos los recuerdos de su primera infancia transcurrida en la hacienda “Tazón”; recuerdos que ella misma admitió haber recreado en su novela Las Memorias de Mamá Blanca.

Develando lo no dicho

En la obra literaria de Teresa de la Parra nos percatamos de que existe en la escritora un deseo imperioso de definir y afirmar su identidad personal y la identidad nacional del país al que pertenece, desde el mestizaje, la interculturación y la multiculturalidad,

Por ello, nos dedicamos ahora a ir tras espacios que la escritora deja en blanco en  Ifigenia (1924) y Memorias de Mamá Blanca (1929). Y allí, nos encontramos con el “otro país”, debajo de algunas de las descripciones  de sus novelas.

Con sutileza y tacto Teresa de la Parra refleja en su ficción literaria el drama de la criollización de la sociedad venezolana semi colonial de finales del siglo XIX, del país minoritario que detenta el poder y que no asume su mestizaje étnico-racial.

El conflicto aparece reflejado en su novelística como una sobrevaloración de lo blanco y su cultura por la clase dominante, y la desvalorización por parte de ésta de los otros grupos étnicos (negros, indígenas) y su cultura, lo que significa el no reconocimiento de la multiculturalidad en la configuración de la identidad individual y colectiva de la nación venezolana; así como también,  una idea de “progreso” de tinte positivista basada en la racionalidad y valores de la clase dominante minoritaria, que se aume como raza blanca “sin mestizaje”.

Preocupación constante de Teresa de la Parra que había dejado entrever en la carta que en 1928 dirige a su amigo  Gonzalo Zaldumbide antes de la publicación de  Las Memorias de Mamá Blanca:

“Dentro de algún tiempo me dedicaré a leer y estudiar todo lo popular y lo característico criollo y español no sólo en los libros sino en la vida y entonces tal vez se me desate la lengua, si leo además, a menudo esos autores que tienen el don de estimularnos”.

Representación textual

Hurgando con nuestras manos en  otras dimensiones de los textos de la escritora, nos vamos a encontrar que en espacios invisibles de la literalidad, la parodia, la ironía y el humor se encargan de desenmascarar la violencia cultural de relaciones de discriminación y de desigualdad.

En el discurso del tío Eduardo cuando le da la bienvenida al país a María Eugenia Alonso (la protangoista de Ifigenia), procedente de Europa, confluyen elementos que hacen alusión al ambiente caluroso del puerto de La Guaira, como al racismo del “blanco criollo”:

“-Te vine a recibir así…ya ves…porque aquí no se puede andar sino vestido de blanco, ¡hace calor! Y desde ahora te advierto que La Guaira te va a hacer muy mal efecto. Es horrible, unas calles angostísimas, mal empedradas, mucho, mucho calor, y…-añadió con mistrio bajando la vgoz- ¡muchos negros! ¡ah! ¡es horible!”.

También en Ifigenia tío Pancho se encargará de abir la cortina del racismo para mostrarnos a María Antonia, la esposa de su hermano Eduardo como una mulata atormentada por su origen étnico, que trasluce en su mirada: “Los ojos de María Antonia parecen estar hechos de lo que el vulgo llama envidia negra”.

En Ifigenia, en un segmento,  la protagonista María Eugenia Alonso es el espejo a través del cual la belleza de su amiga Mercedes Galindo es representada en el texto en todo su esplendor. Pero sucede que la voz de María Eugeniaes acallada por la de la cultura dominante, que la escucharemos como rèplica en la misma voz de María Eugenia Alonso. Mercedes es sometida al veredicto del “ideal del bello” de la clase dominante.

“Mercedes es muy linda, sí, Mercedes es preciosísima, pero yo soy todavía mucho más bonita que ella. No cabe duda soy más alta; más blanca; tengo más sedoso el pelo: tengo mejor boca y mejor forma de uñas”.

Por otra parte, Vicente Cochocho (Memorias de Mamá Blanca), el criado de la familia, el personaje que Teresa de la Parra vincula a los poderes creadores de la naturaleza, pasa a convertirse para la cultura de la dominación en un subversivo, y la medicina del legado de sus ancestros, que éste  practica, es objeto de persecución  y hasta es prohibida por el amo Juan Manuel para imponerse él como “médico” y ejercer control sobre el cuerpo de sus servidores.

Exterminio desde la Colonia

Lo mismo hicieron los colonizadores europeos de los siglo XV y XVI que se encargaron del extermininar los conocimientos ancestrales acumulados por la población indígena de América; como igual sucedió con los conocimientos de la poblción negra africana somedida a la esclavitud en las plantaciones de caña de azúcar en el Caribe a partir del siglo entre los siglo XVI_XIX. La esclavitud negra opuso fiera resistencia y encontró los subterfugios para preservar el legado cultural de sus ancestros.

Teresa de la Parra en carta que en 1930 le dirige a su amigo Vicente Lecuna, le relata un descrubrimiento que ella ha hecho en Cuba:

“He visto una procesión o cabildo congo con bailes de diablito, el dios Changó, el crucifijo con sus velas y su incienso, y una cabeza de chivo sacrificado a Changó, con canto, tambor y música africana. Nadie que pase por Cuba sospecha que existe esto. Si son “intelectuales” se van a los banquetes a beber pedantería y a escuchar falsos talentos”.

Teresa de la Parra, posteriormente le escribe a Vicente Lecuna otra carta en 1931 en la que le dice que piensa escribirle a algunos amigos para que le envíen lo que haya sobre folklore venezolano: “tengo algo pero es muy poco y también me parece indispensable conocerlo lo mejor posible, pues el pueblo por su misma ignorancia de las cosas oficiales, conserva mucho la tradición y la trasmite sin esfuerzo”.

Lamentablemente al  poco tiempo enfermó y la dolencia que le ocasionó la muerte en 1936 le impidió acometer esta tarea.

Descargar edición impresa Diario de los Andes formato PDF:

PDM_15_08_2010_


About these ads

2 respuestas a Teresa de la Parra y su alusión crítica al racismo criollo

  1. b-- dice:

    EN ESTE MOMENTO MAS QUE NUNCA LOS PUEBLOS DEBEN LEVANTAR SU VOZ MUY ALTO EN PRO DE LA LIBERACION, EN CONTRA DE LA OPRESION QUE DURANTE MUCHISIMOS AÑOS HEMOS TENIDO QUE SOPORTAR, DEBEMOS DIFUNDIR POR TODO LOS MEDIOS LOS GRANDES Y VALIOSOS APORTES DE NUESTROS HEROES QUIENES EN SUS OBRAS EXPRESAN EL FUNDAMENTO DEL COLONIALISMO Y LAS CIRCUNTANCIAS DE AQUELLOS TIEMPOS, DEBEMOS MOSTRAR LA CULTURA TAL CUAL LEGADO NOS DEJARON ESTOS HEROES MARAVILLOS, NO LA QUE TRAEMOS IMPUESTAS COMO VALORES UNIVERSALES, HAY QUE LUCHAR POR LA MULTICULTURALIDAD, POR LA IGUALDAD DE TODOS, PARA PODER LOGRAR UNA SOCIEDAD MAS JUSTA Y NO OBEDIENTE A PEQUEÑOS GRUPOS DE PODER.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 98 seguidores

%d personas les gusta esto: